EFELas Palmas de Gran Canaria

Don Felipe ha firmado cientos de dedicatorias a sus 52 años a ciudadanos que le interpelan por la calle en sus visitas por todo el país, pero pocas -o ninguna- sobre un balón de fútbol: Ha sucedido este martes y la honra no se la llevan el Madrid, el Atleti ni el Barça, el recuerdo es del Betis.

Pasaban las 11.15 horas de la mañana y don Felipe y doña Letizia caminaban unos metros hacia su coche por la calle Cano de Las Palmas de Gran Canaria tras visitar la Casa Museo de Benito Pérez Galdós, cuando un ciudadano le tendía un bolígrafo y un balón al rey.

El monarca miró curioso hacia el hombre. El primer viaje de los reyes tras la pandemia de covid-19 comenzaba por Canarias y quizás don Felipe quisiera tener un gesto de agradecimiento con unas islas donde siempre es bien recibido. Pero el hombre no vestía de amarillo y azul, ni en el balón llevaba el escudo de la UD Las Palmas.

El hombre iba uniformado de verdiblanco de arriba abajo, mascarilla incluida, con el escudo del Betis por todas partes.

Si esto tenía que ocurrir fuera de Andalucía, que fuera en Triana... en el histórico barrio de Las Palmas de Gran Canaria hermanado con el de Sevilla.

"No tengo costumbre de firmar en los balones", le confesaba sonriente al monarca al sorprendido ciudadano, que se llevó su rúbrica en la pelota. "¡Gracias, muchas gracias!", respondía este.

La firma del rey en ese balón de fútbol la ha conseguido Antonio José Rodríguez, secretario de la Peña Bética de Gran Canaria, un grupo de aficionados que se constituyó como tal hace solo un año.

Después, este aficionado verdiblanco reconocía a los periodistas que había acudido a la Casa de Galdós directo a cumplir su propósito.

"No pude entrar, pero el rey, que es buena persona, me lo firmó", señalaba, sin dejar de admitir que aún no se creía haberlo conseguido. "Me parece un milagro, alucinante... Aunque bueno, ahora el milagro es que el Betis gane un partido", bromeaba.

La idea inicial de esta peña era rifar el balón si conseguían la firma del rey, pero posiblemente se quedará en su museo.