EFEMálaga

El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha afirmado este martes que los aeropuertos españoles tienen que "dar la batalla ahora en la eficiencia y la calidad" y trabajar "en la transformación digital, la eficiencia energética y la disminución de la contaminación".

Ábalos, que ha asistido al acto conmemorativo del centenario del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, el más antiguo de España que permanece en su ubicación original, ha señalado en su intervención que el "reto" de los aeropuertos era antes "el tamaño y la operatividad".

Por el contrario, el "desafío" ahora, "en una fase de disrupción tecnológica y de nuevas demandas", debe ser "transitar hacia un nuevo concepto de movilidad, garantizar opciones para una movilidad sostenible, accesible y conectada y garantizar la conectividad".

Ha calificado el aeropuerto malagueño como "un motor de la economía andaluza y española" desde que hace cien años aterrizara en sus terrenos el primer vuelo de la línea Toulouse-Barcelona-Alicante-Málaga-Casablanca.

"La historia del transporte aéreo en España no se entiende sin la aportación del aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, que es fundamental para una red aeroportuaria moderna y eficiente como la que tenemos en España", ha resaltado el titular de Fomento.

Se trata de "una historia de un éxito colectivo, cosechado a lo largo de las décadas y atribuible al esfuerzo de distintas administraciones y generaciones", algo que es "una característica fundamental de las grandes infraestructuras".

Por ello, ha apostado por "el mayor acuerdo y consenso" al plantear grandes infraestructuras, "dejando el cortoplacismo y el tacticismo" y ha garantizado que "ninguna diferencia ideológica o política perjudicará la cooperación sobre la que se sustenta el éxito de este aeropuerto".

Ábalos ha destacado el "grado de excelencia" del aeropuerto malagueño, que se ha convertido "en una infraestructura de referencia en el Mediterráneo y en la puerta de entrada principal a uno de los destinos turísticos más atractivos del mundo, como la Costa del Sol".

El principal aeropuerto de Andalucía y cuarto de España por número de pasajeros genera 8.500 empleos directos y un total de 26.300 puestos de trabajo, con más de doscientas empresas establecidas en sus instalaciones, según Ábalos, que ha asegurado que el Gobierno "seguirá mejorando esta infraestructura" después de haber recibido una inversión en los últimos veinte años de 1.790 millones de euros.

Por su parte, el presidente andaluz, Juanma Moreno, ha afirmado que Málaga y Andalucía "son un gigante con un enorme potencial", con 32 millones de turistas cada año, pero quieren "ser también un gigante en lo económico y social, y competir con los grandes".

Moreno ha recordado que este aeropuerto está conectado con diecinueve ciudades británicas y ha apuntado al respecto que ve "con preocupación" que las autoridades de ese país quieran "acceder a un 'brexit' duro" que sería "tremendamente negativo para un país hermano como el Reino Unido, para España y de manera muy especial para Andalucía y Málaga".

Por ello, el presidente de la Junta ha señalado que el Consejo de gobierno aprobará mañana 112 medidas "para intentar atenuar" un posible Brexit duro y que en ese caso "haya posibilidades entre todos de amortiguar el golpe".

El aeropuerto de Málaga-Costa del Sol, que hace pocos días superó los 400 millones de pasajeros, inauguró en 1948 su primera terminal, que hoy acoge un museo; en 1959 recibió su primer vuelo internacional, procedente de Helsinki, y en 1966 abrió una nueva pista de 3.200 metros que permitía el aterrizaje de aviones con fuselaje ancho.

En 1991 inauguró su terminal Pablo Ruiz Picasso, diseñada por el despacho del arquitecto Ricardo Bofill, y, dentro del denominado Plan Málaga, se construyó la terminal T3 y la segunda pista de vuelo.