EFEMálaga

La economía andaluza crecerá entre el 4,1 y el 6,7 por ciento este año, según el último informe elaborado por Analistas Económicos de Andalucía, sociedad de estudios del Grupo Unicaja Banco, que pronostica que la recuperación de la actividad se vaya afianzando a medida que avance el ejercicio.

Las previsiones trazan un escenario más adverso y otro más moderado, que se refleja en la horquilla de crecimiento del PIB en el 2021, en el que se espera una recuperación tras la caída de la economía andaluza registrada en el 2020, que los expertos sitúan entre el 11,7 y el 12,2 por ciento.

En el presente año se prevé un aumento del 2 por ciento del número de ocupados, que podría moderarse hasta el 0,6 por ciento en el supuesto más adverso, mientras que la tasa de paro podría oscilar entre el 24,4 y el 25,4 por ciento.

Durante el 2020, se calcula que el número de ocupados disminuyó en Andalucía un 4 por ciento hasta los 3 millones, lo que supone alrededor de 125.000 ocupados menos que en el 2019, y que el número de desempleados aumentó en torno a un 8 por ciento, hasta situar la tasa de paro se situó en el 23,3 por ciento.

Esta tasa podría ser algo superior (23,7%) en un escenario menos favorable, en el que la caída del empleo el pasado año habría sido del 4,8 por ciento.

Analistas Económicos precisa que la incertidumbre continúa siendo muy elevada y "la disponibilidad y eficacia de las vacunas condicionan, en gran medida, estas proyecciones de crecimiento" en el 2021, "todo ello sin olvidar el proceso del brexit y los fondos procedentes de la Unión Europea".

El informe describe el contexto económico internacional y nacional, realiza un análisis de coyuntura de la economía andaluza e incluye las previsiones sobre la evolución del PIB y del empleo para la comunidad andaluza en el 2020 y el 2021.

Aunque el impacto económico de la pandemia ha sido generalizado, señala que existen diferencias significativas entre países, motivadas, entre otros factores, por la propagación del virus, las medidas puestas en marcha para su contención y la propia estructura sectorial.

La economía española, con más peso del sector turístico y de las actividades sujetas a un mayor grado de interacción social, será una de las economías europeas con una mayor caída de la producción en el 2020, indica.

El Banco de España apunta a una caída del PIB comprendida entre el 10,7 y el 11,6 por ciento el pasado año, seguida de una recuperación relativamente intensa en los dos años posteriores, con crecimientos previstos para el 2021 entre el 4,2 y el 8,6 por ciento.