EFESevilla

Andalucía ha alcanzado en el primer semestre de 2019 un superávit comercial con el exterior de 1.874 millones, el segundo mayor registrado desde que se tienen datos estadísticos (1995) para un periodo enero-junio.

Este saldo comercial casi duplica al registrado en el mismo periodo del año anterior, con 875 millones más, y solo lo supera el alcanzado en el primer semestre de 2017, cuando la balanza comercial andaluza logró un superávit de 2.252 millones.

En los seis primeros meses las exportaciones andaluzas alcanzaron los 17.116 millones, lo que supone un leve descenso del 0,6 % respecto al mismo período de 2018, debido a la depreciación del valor de las materias primas, mientras que las importaciones registraron una bajada del 6,1 % interanual hasta 15.242 millones.

En España las ventas al exterior subieron un 1,7 % y las compras un 1,6 % en el primer semestre de este año.

La tasa de cobertura se ha situado en el 112,3 %, hasta 21 puntos por encima de la registrada por España, que se situó en el 90,9 %, con un déficit de su balanza comercial de 14.712 millones, según información de la Oficina del Portavoz del Gobierno andaluz.

Con estos datos, Andalucía se afianza como la segunda en el ránking de las comunidades autónomas más exportadoras, con el 11,6% del total nacional, por detrás de Cataluña (25,4%) y por delante de Comunidad Valenciana (11,01%), Comunidad de Madrid (10,4%), País Vasco (8,9%), Galicia (7,1%) y Castilla y León (5%).

Los principales protagonistas son los buenos comportamientos del sector agroalimentario, que cuenta con dos capítulos entre los que más se exportan y más crecen; el aeronáutico, que crece un 4,4 % hasta 1.472 millones, y los combustibles y aceites minerales, cuyas ventas se incrementan un 9 % y constituyen el primer capítulo exportador, con 2.444 millones.

De esta forma, el segundo, tercero y quinto capítulos más exportadores son agroalimentarios: las legumbres y hortalizas, que presentan el mayor crecimiento, del 11,2% y acumulan 1.926 millones en ventas seguido de las frutas frescas, con 1.870 millones y un crecimiento del 5,1% ; y las grasas y aceites vegetales, con 1.347 millones, de los que 1.229 millones corresponden a aceite de oliva, cuyas exportaciones registran un descenso del 4,3 %.

Por el contrario, los capítulos que tienen peor comportamiento son los referidos al resto de materias primas, cuyos precios están cayendo en el mercado internacional: el de minerales, escoria y cenizas, que baja un 24,1 % y suponen 1.028 millones; el de cobre y sus manufacturas, que desciende un 25 %, hasta los 571 millones; y el de fundición, hierro y acero, que baja un 22,1 %, hasta los 537 millones.

En los seis primeros meses de 2019 crecieron las ventas en cinco de las ocho provincias andaluzas, disminuyendo en las tres en las que el precio de las materias primas tiene más incidencia en su sector exterior.

Dos países extracomunitarios y tres comunitarios arrojaron mayor crecimiento de las exportaciones andaluzas: Alemania, con un alza del 13,8 %; Estados Unidos, con un crecimiento del 13,2 %; Italia, con una subida del 12,7 %; Países Bajos, con un ascenso del 12 %, y Marruecos, con un 6 % más.