EFESevilla

El consejero andaluz de Hacienda, Juan Bravo, ha abogado este martes por que Andalucía consensúe "reformas pragmáticas" para recuperarse "lo antes posible" de la crisis causada por la pandemia del coronavirus y consolidar una economía moderna y competitiva.

Bravo ha subrayado, durante una comparecencia telemática en la subcomisión económica del Parlamento andaluz para la reactivación de Andalucía, que la crisis de la COVID-19 puede ser una oportunidad para reforzar Andalucía y ha propuesto para ello "reformas pragmáticas", entre las que ha anunciado un nuevo decreto de simplificación administrativa de la Junta y el reforzamiento de "la fiscalidad verde".

Ha insistido en la importancia de la simplificación administrativa de la Junta para atraer inversiones y ha apostillado: "Debemos ser valientes y derogar todo aquello que no aporta un valor añadido".

Otra apuesta estratégica del consejero es la "revolución verde", con un especial hincapié en la apuesta por las energías renovables, para lo que ha reclamado el apoyo de PSOE y Adelante Andalucía -cuya ausencia de esta comisión ha criticado- porque, ha remarcado, "tenemos que ir de la mano del Gobierno de España, de quien depende la planificación eléctrica".

Ha recordado que Andalucía puede captar proyectos de energías renovables que sumarían una capacidad instalada de 26.000 megavatios, lo que supondría una inversión 18.000 millones de euros.

Bravo ha insistido en su defensa de una política fiscal basada en la bajada de impuestos y en el equilibrio presupuestario, a la vez que ha reiterado la conveniencia de la alianza público-privada que, ha remarcado, "no es una opción, sino una obligación".

También ha destacado la importancia de avanzar en la digitalización de la Junta y de la economía andaluzas, un proceso cuya viabilidad se ha evidenciado en la crisis del coronavirus con la expansión del teletrabajo y de la administración digital.

El consejero ha recordado que la caída del PIB español del 12,8 % prevista por el FMI para este año apunta a que la riqueza existente antes de la crisis del coronavirus no se recuperará hasta el 2022, "en el mejor de los casos" y ha concluido que la pandemia de la COVID-19 ha supuesto que "nunca antes se había perdido tanto en tan poco tiempo".