EFESevilla

FACUA Andalucía, junto a CCOO, UGT, Al-Andalus y Comercio Andalucía, han rechazado la autorización por parte de la Junta para la apertura de los establecimientos de alimentación durante el Jueves y Viernes Santo y esgrimen que no hay problemas de abastecimiento que justifiquen esta medida.

Las organizaciones consideran que la medida es innecesaria al no existir una situación de desabastecimiento de la población y que provocaría un incremento de movilidad en un momento en el que hay decretado un estado de alarma con el objetivo "contrario".

Asimismo defienden, en un comunicado conjunto, la necesidad de respetar el descanso de los trabajadores y autónomos de la alimentación, que están viviendo semanas de gran tensión y para quienes disponer de dos días festivos resultaría un importante alivio, precisan.

También manifiestan que la apertura en Jueves y Viernes Santo "sólo potencia un efecto llamada" de consumo en las grandes superficies comerciales, en sintonía con una tendencia general de desregulación de horarios que "perjudica enormemente" al sector del pequeño y mediano comercio.

Este sector - prosiguen - está siendo especialmente castigado por la crisis económica y su viabilidad futura tras la emergencia sanitaria es esencial para el mantenimiento del volumen de empleo.

FACUA Andalucía y el resto de organizaciones exigen a la Junta que paralice esta medida, colabore en la reducción de movilidad y contribuya así a evitar riesgos de contagio tanto en los trabajadores del sector como en los consumidores.

"No se entiende que el Gobierno central aproveche la Semana Santa para restringir aún más la movilidad de personas en España y, sin embargo, la Junta de Andalucía esté incentivando lo contrario", exponen la organizaciones.