EFEHuelva

La contratación en origen es, a día de hoy, un sistema absolutamente necesario para el correcto desarrollo de la campaña agrícola onubense, fundamentalmente de la de los frutos rojos, ya que viene a cubrir la demanda de mano de obra de recolección en los dos o tres meses de máxima producción.

En ello coinciden organizaciones agrarias, administración y sindicatos, más allá de la prioridad que año tras año se le da a la contratación de temporeros locales, que engloban a los españoles y comunitarios. Este año se prevé que inicialmente lleguen 19.000 mujeres marroquíes.

Los datos de la pasada campaña, aportados a Efe por el sector, evidencian esta realidad: Se realizaron 91.291 afiliaciones a la seguridad social, de las que alrededor de 42.000 (47 %) fueron de nacionales; unas 22.000 (24 %) de países de la Unión Europea (UE) fundamentalmente de Rumanía y Bulgaria; y unos 26.400 (29 %) extracomunitarios -14.411 marroquíes y 12.000 de otras nacionalidades como Senegal o Mali-.

El secretario general de UPA-Huelva, Manuel Piedra, rechaza las opiniones que apuntan a que es necesario recurrir a la contratación en origen porque "los españoles no quieren trabajar" en base a la escasa respuesta que, en los últimos años, han tenido las ofertas lanzadas por el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), unas 600 personas este 2019 para 10.000 empleos ofertados, cuando, actualmente, hay alrededor de 9.200 personas en desempleo vinculadas al campo.

"En ese número de desempleados se encuentran muchos de los trabajadores fidelizados, es decir, que tienen sus trabajos comprometidos con el empresario desde hace años y cuando sea necesario comenzarán a trabajar", ha rebatido..

La oferta de 10.000 empleos y que realizan siete organizaciones agrarias, es "para marzo, mes en el que se produce la tormenta perfecta, la fresa está en plena producción y a ella se suman los arándanos y las frambuesas" y a ella "no van a responder los fidelizados ni muchos desempleados que se dedican al sector de la hostelería y que se incorporan a esta actividad en abril".

"Si no tuviéramos la contratación en origen en Marruecos no podríamos recolectar toda la fruta que hay" y ha subrayado frente a los que sostienen que "los inmigrantes quitan trabajo a los de aquí, que en Huelva no sobra nadie si no que falta más mano de obra".

En términos similares se pronuncia el delegado Territorial de Empleo de la Junta de Andalucía, en Huelva, Antonio Augustín Vázquez, quien considera que "la contratación en origen es absolutamente necesaria porque se necesita un volumen muy alto de jornales en un período especialmente corto que no se puede completar con personas comunitarias".

"La campaña por el aumento de superficie y la diversificación de los cultivos cada vez se alarga más; los contratos más largos son cubiertos con locales y la punta de mano de obra con contratación en origen, ya que sería imposible cubrirlo con mano de obra local".

En cuanto a la escasa respuesta a la oferta realizada a través de la plataforma GEA del Servicio Andaluz de Empleo, que en este caso, actúa como mero intermediario, ha precisado que es "una campaña que se va a desarrollar el año que viene, por tanto, no es prematuro que el día 1 de noviembre se considere que todos los interesados estén apuntados; el año en el que al principio la respuesta también fue poca, finalmente se el SAE se gestionó 4.700 ofertas con trabajadores contratados cuando arrancó la campaña".

La necesidad de la contratación en origen también es compartida por los sindicatos CCOO y UGT para momentos puntuales de la recolección, si bien, desde ambas entidades se apuesta porque sea "el menor posible" en favor de la mano de obra local y que la tendencia sea a que vaya utilizándose cada vez menos.

Desde CCOO precisan que gran parte del contingente que viene es repetidor, en torno a un 70 o 80 %, lo que supondría que serían fijos-discontinuos si estuvieran viviendo en España.

En cuanto a la falta de respuesta de los trabajadores locales a la respuesta del SAE señalan que es para un trabajo para dentro de cinco meses y para un corto período de tiempo; el que, en algunos casos las condiciones laborales no fueran las esperadas; así como los incumplimientos del convenio por una parte del empresariado que no respeta el convenio de aplicación, ni en derecho, ni en salario, ni en jornadas.

El secretario general FICA-UGT Huelva, Luciano Gómez, ha recordado que el convenio del campo de la provincia está "denunciado" y es "el más bajo de Europa", lo que no ayuda en esa apuesta por la mano de obra autóctona: "Hay que avanzar en aspectos laborales y tecnológicos para que el sector sea atractivo y los trabajadores nacionales lo tenga como una referencia".