EFESevilla

El sindicato CSIF ha denunciado este martes la aplicación de un ERTE a la plantilla de la empresa municipal de autobuses de Sevilla, Tussam, lo que no ha ocurrido en otras capitales españolas, como Madrid o Barcelona, "en connivencia" entre el alcalde de Sevilla, Juan Espadas (PSOE), la gerencia de la empresa y GCT, CCOO y UGT.

CSIF ha asegurado en un comunicado que no se le ha informado de esta decisión ni tampoco se le ha informado a la plantilla, ya que se conminó a los trabajadores a aceptar el ERTE, que ha sido aceptado por silencio administrativo, "o entregar voluntariamente sus vacaciones y descansos".

Tussam es, según CSIF, la única empresa municipal de Sevilla sometida a un ERTE, a pesar de que los conductores de los autobuses municipales han sido los trabajadores "mas expuestos" al coronavirus y estaban dispuestos "a realizar otras funciones para no llegar a este extremo, pues en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, el transporte público no ha sido maltratado de esta manera y, por tanto, el agravio comparativo que sufre la plantilla de TUSSAM no tiene parangón".

CSIF ha anunciado la presentación de una demanda y de "todas las acciones legales oportunas para que este atropello no quede en agua de borrajas", según el comunicado.

Fuentes del Ayuntamiento de Sevilla han explicado a Efe que la propuesta de aplicar este ERTE no partió del gobierno municipal, sino de los sindicatos y ha sido apoyada por la mayoría de los trabajadores de Tussam.

Varias capitales, como Valencia, Málaga o Granada, han aplicado ERTES a las plantillas de sus empresas de transporte de pasajeros.