EFEMadrid

El ex vicepresidente de Coca Cola y ex portavoz económico de Ciudadanos, Marcos de Quinto, mantiene negociaciones con todas las partes interesadas en Abengoa con el objetivo de alcanzar una "solución negociada y rápida" que permita a la empresa centrarse, cuanto antes, en su negocio y crecimiento, ha explicado este viernes en una entrevista con Efe.

De Quinto fue fichado por los accionistas agrupados en AbengoaShares que promovieron el cese del consejo de administración de Abengoa presidido por Gonzalo Urquijo por estar en desacuerdo con su gestión y con la reestructuración que acordó en agosto, que llevaría a banca y fondos a tomar el control de la ingeniería.

Estos accionistas, unos 1.350 que reúnen en torno al 14 % del capital de Abengoa, propusieron un consejo alternativo encabezado por De Quinto, que aún no ha podido tomar las riendas, pues se vetó su nombramiento en la misma junta que cesó al consejo al considerar que la candidatura no fue presentada en plazo.

Tras este tropiezo y de cara a la junta extraordinaria convocada por el consejo saliente para el próximo 22 de diciembre para reducir a tres el número de miembros del consejo de Abengoa y proponer candidatos de marcado perfil "forensic", los accionistas críticos presentarán una candidatura de igual perfil.

DE QUINTO RESERVARÁ SU CANDIDATURA PARA LIDERAR ABENEWCO1

Antes de esa junta, el 18 de diciembre, vence el plazo de cuatro meses dado a Abengoa para lograr un acuerdo con sus acreedores tras solicitar preconcurso por situación de quiebra patrimonial, según una auditoría de KPMG, de la que también recela AbengoaShares, quienes reservarán la candidatura encabezada por De Quinto para Abenewco1, filial tenedora de los activos y los negocios del grupo y que a principios de mes se separará totalmente de la matriz.

Actualmente, Abengoa es la dueña del 78 % de Abenewco1, participación que tras la reestructuración acordada en agosto, bajaría al 3,5 o 2,7 % (dependiendo de si Santander ejecuta o no una opción de compra), mientras que los máximos accionistas pasarían a ser KKR y Banco Santander, con el 17 y el 20 %, respectivamente.

Según De Quinto, la valoración que se hizo en su día de Abengoa debería ser revisada, pues se realizó en marzo (en pleno estallido de la covid) y con una rebaja "tremenda" de las previsiones de negocio, y tal vez la compañía no esté en situación de concurso, máxime cuando en diciembre se verá el arbitraje por el recorte a las renovables en el que están en juego más de 1.500 millones.

El ejecutivo ha explicado que aceptó trabajar para AbengoaShare por considerar que su causa es "justa" y ha apuntado que lo hace de manera totalmente "altruista", pues no cobra por ello, y sin "afán" de ocupar ningún sillón, ya que su intención es irse una vez lograda una solución.

Estos accionistas se vieron abocados a solicitar el cese del consejo de administración al negarles información y por considerar que no defendían sus intereses, según De Quinto, quien ha recordado que no se trata de fondos ni de inversores profesionales, sino de "gente normal, con inversiones de 5.000 o 10.000 euros máximo".

ABENGOA TIENE MUCHÍSIMO FUTURO Y DEBERÍA SER ENVIDIADA

Los administradores de una compañía deberían tener claro que a quien deben reportar es a los accionistas, a los dueños de una compañía, "en lugar de tomar decisiones que van en su contra", ha aseverado de Quintos, quien ha subrayado que lo que Abengoa necesita es "una solución negociada y rápida" porque cuanto más se dilate la incertidumbre, mayor será el deterioro de la empresa, y a todo el mundo debería interesarle que esto no se así.

"Abengoa está en el sector oportuno y en el momento oportuno. Estar en renovables y tener la implantación internacional que tiene hace que sea una empresa que debería ser envidiada", según De Quinto, que ha insistido en que lo importa ahora es cerrar "este desafortunado capítulo" para enfocarse en el negocio y en lograr contratos.

Para ello, mantiene "líneas abiertas de diálogo con todas las partes interesadas" y, aunque ha rehusado detallar quiénes son sus interlocutores, ha afirmado que ve que "puede haber voluntad" y alcanzarse una solución.

Entre esos posibles interlocutores figurarían la banca acreedora, la SEPI, pues AbengoaShares ha planteado pedir el apoyo del fondo de ayuda puesto en marcha por el Gobierno ante la covid-19, un posible socio que aporte capital, o la propia Junta de Andalucía, que se comprometió a aportar 20 millones a la reestructuración que posteriormente dijo no poder dar por falta de instrumentos legales.

ABENGOA DEBE SER SALVADA, CON O SIN LA JUNTA DE ANDALUCÍA

"Mantenemos líneas abiertas con todas las partes interesadas, yo creo que a Abengoa hay que salvarla y es deseable que sea con la Junta pero si la Junta no pudiera por cualquier situación también debería de ser posible salvarla y a eso es a lo que tenemos que estar todos", ha añadido.

"Lo que importa es que los mercados vean que la empresa no tiene líos internos, que los accionistas están unidos y empujando todos en la misma dirección", ha aseverado Quintos, quien una vez alcanzado un acuerdo tiene previsto dejar Abengoa.

"He estado en empresas muy grandes y tengo colmada toda esta parte (...). No tengo ningún interés en ningún sillón", según el ejecutivo, quien ha insistido en que su único objetivo es apoyar una causa que considera "justa" y salvar a una empresa de la talla de Abengoa.

Ana Tuñas Matilla