EFEParís

El Gobierno español quiere que la reestructuración de la división de Defensa y Espacio de Airbus, con la supresión anunciada de 630 empleos en España, tenga las mínimas repercusiones sociales, "y si fuera posible ninguna", y para eso que el grupo europeo tenga el cuenta todas sus actividades en el país.

"Sería conveniente que se tuvieran en cuenta el conjunto de actividades que Airbus tiene en España, tanto en el ámbito de la aeronáutica militar como civil", declaró a la prensa el secretario de Estado español de Defensa, Ángel Olivares, en referencia a esos ajustes.

Olivares, que participaba en París en la firma de un acuerdo de integración en el programa del Sistema de Combate Aéreo del Futuro (FCAS) lanzado por Francia y Alemania, hizo notar que el mayor contrato espacial firmado en Europa el pasado año fue el que formalizó España para su segunda generación de satélites de comunicaciones militares.

Un contrato para el que Airbus fue su principal adjudicatario, recordó. Una forma de señalar, según su análisis, que "los problemas que tiene Airbus no son problemas específicamente españoles, sino del conjunto de la corporación".

El secretario de Estado manifestó su interés para que Airbus "resuelva sus problemas" en la división de defensa y espacio que han quedado de manifiesto en los resultados de 2019.

Resultados que son los que, en primer lugar, han servido para justificar los planes de reestructuración que el grupo europeo presentó este miércoles a los representantes de los trabajadores y que supondrá una reducción de plantilla de 2.362 empleos a nivel global.

Hizo hincapié en que "Airbus es estratégica para España, creemos que España también es estratégico para Airbus y por tanto esperamos que las repercusiones industriales, sociales y de empleo sean las mínimas posibles"

En sus resultados de 2019, Airbus estableció una enésima provisión de 1.200 millones de euros por su avión de transporte militar A400M que ensambla en su planta de Sevilla, y que se sumaba a otras anteriores de 9.000 millones.

Eso y la complicada situación del mercado de satélites se dejó sentir en los resultados de la división de defensa y espacio, que vio cómo disminuía en un 1 % el pasado año su facturación y en un 40 % el beneficio neto ajustado, que se quedó en 565 millones de euros.

En España Airbus tiene cerca de 12.600 empleados, el 60 % en la división de defensa y espacio.