EFESevilla

El Parque Científico y Tecnológico Cartuja (PCT Cartuja), alcanzó en el 2019 cifras históricas en actividad económica, al superar los 2.900 millones (un 18 % más que el año anterior); en empleo, con 22.716 profesionales (un 19 % más); y en número de entidades, con 523 (un 4 % más).

La actividad económica de las empresas y entidades del PCT Cartuja, cuya sociedad gestora depende de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, representan, de este modo, alrededor del 7 % del PIB de la provincia de Sevilla y del 1,7 % del andaluz.

Así se refleja en la Memoria Anual 2019 del PCT Cartuja, que ha sido presentada por el consejero de Transformación Económica, Rogelio Velasco, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Con los datos del 2019, el PCT Cartuja se mantiene en la primera posición de los parques científicos y tecnológicos andaluces en cuanto a facturación y empleo y ha visto incrementado desde el 2001 en un 63 % el número de entidades que forman parte del mismo, y solo en el trienio 2017-2019, el número de empresas de este espacio creció casi un 14 %, informa la Junta en una nota.

Durante la presentación, Velasco ha destacado que “los parques científicos y tecnológicos son agentes clave para impulsar actividades industriales avanzadas y para atraer inversiones”.

A su juicio, estos espacios son ecosistemas que “conectan a Administración, empresas, centros de investigación y universidades y constituyen la referencia de algunos de los clústeres más importantes de la economía andaluza”.

En ese sentido, ha puesto como ejemplo de ello al PCT Cartuja, del que ha subrayado que sus resultados del 2019 lo consolidan como “un motor del cambio de modelo productivo”.

El titular de Transformación Económica ha puesto el acento también en la capacidad de resiliencia de las firmas radicadas en estos recintos, asegurando que su tasa de cierre es inferior a la registrada por el conjunto del tejido empresarial, concretamente no supera el 5 %.

Tal y como ha explicado, “estas empresas han demostrado estar mejor preparadas y tendrán una salida más rápida y con mejores condiciones de la crisis económica”.

Al respecto, ha apuntado un dato relevante: las empresas tecnológicas de estos parques, que operan en su mayoría en mercados globales, han podido afrontar el confinamiento con porcentajes de teletrabajo por encima del 50 %, un porcentaje que se eleva al 70 % en el caso del PCT Cartuja.

En cuanto a la caracterización de las 523 entidades, el 53 %, pertenecen al área de tecnologías avanzadas, un 24 % al área de servicios generales y un 23 % a servicios avanzados. En lo que respecta a su tamaño, la media de empleados se sitúa en 44 por entidad, siendo además el 78 % grandes o medianas empresas.

Por sectores, destaca el peso de la energía y el medio ambiente, que representa una cuarta parte de la facturación total del PCT Cartuja (733 millones de euros).

Tras la energía y el medio ambiente se sitúan, por volumen de negocio, las telecomunicaciones e informática (555 millones de euros); y los servicios avanzados para la innovación (268 millones).

Entre los servicios ofertados por el PCT Cartuja, destaca la incubación empresarial, diseñada para acelerar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores, a través de una amplia fama de recursos y servicios empresariales.

Durante el año 2019, un total de 82 entidades confiaron en los espacios de incubación y aceleración presentes en el recinto: la Tecnoincubadora Marie Curie (gestionada por la propia sociedad gestora y decana de Andalucía en cuanto a incubación específica para Empresas de Base Tecnológica y de Innovación, EBTI); El Cubo-Andalucía Open Future, Minerva, y el espacio Coworking, impulsado por EOI y Andalucía Emprende.

El 41% de las entidades del Parque lleva a cabo actividades relacionadas con el I+D+i.

La inversión en investigación, desarrollo e innovación realizada por las empresas supera los 122,5 millones de euros, casi un 5 % de su actividad económica, un porcentaje de inversión que es más del doble que la media de la UE, casi el cuádruple de la media de España y cinco veces más que la media andaluza.