EFESevilla

El personal de la administración autonómica andaluza que cumpla con determinados requisitos podrá optar a un 20 % en la modalidad de teletrabajo no presencial de la jornada laboral semanal, que alcanzará el 100 % en los casos de colectivos sensibles o vulnerables, según el acuerdo alcanzado en la Mesa General de Negociación del personal de la Junta

Según este acuerdo, suscrito por CSIF y UGT para regular de forma transitoria el trabajo no presencial mientras dure la crisis sanitaria, podrán teletrabajar los trabajadores con dependientes o menores de 14 años a su cargo que se vean afectados por el cierre parcial o total de sus centros asistenciales y educativos.

La misma medida se establecerá para situaciones de movilidad limitada y para casos de contagio de algún miembro de su unidad familiar.

La secretaria de Comunicación y Relaciones Institucionales de CSIF Andalucía, Yolanda Salgado, ha explicado en un comunicado que se establecen en el protocolo medidas organizativas de carácter transitorio, con la opción del trabajo no presencial como medida principal, si bien ha aclarado que "no hay que entenderlo como la regulación del teletrabajo en Andalucía, puesto que aún está en proceso de negociación”.

A partir de esta regulación transitoria CSIF aspira a “dar pasos firmes” hacia una regulación estructural y permanente de la modalidad laboral no presencial y entiende que la posibilidad o no de teletrabajar "debe vincularse al puesto en sí y a sus características específicas, de manera que la autorización para teletrabajar no debe estar condicionada por subjetividad o arbitrariedad del jefe de servicio de turno", ha sostenido.

La federación de servicios públicos de la UGT-A ha valorado el acuerdo como "una herramienta para todo el personal de la Administración de la Junta, que servirá de experiencia piloto hasta avanzar hacia una normativa estable y que da la posibilidad de mejorar en cada una de las mesas de negociación de cada uno de los ámbitos".

Además, entiende que permitirá mantener las medidas de conciliación laboral, acordadas en junio para la nueva normalidad y cuya validez finaliza el 15 de septiembre, dando la posibilidad a los trabajadores públicos cuyas tareas puedan realizarse en teletrabajo a disponer de un día a la semana para ejercer el trabajo a distancia, y los que sean personal sensible a la COVID19, podrán teletrabajar hasta el 100 % de su jornada laboral.

CCOO no ha suscrito el acuerdo porque considera “raquítica” la oferta del Gobierno andaluz que fija en un 20 % la jornada a distancia y sostiene que el "teletrabajo debe convertirse en un factor que ayude y facilite la lucha contra los contagios y en una medida más de protección para todas las empleados públicos de la Junta, añadiendo también garantías de seguridad para la ciudadanía en el servicio público que se presta”, defiende la central sindical.

Además, asegura que el texto “propicia un cambio de paradigma en las relaciones laborales que desemboca en la anulación del derecho a la negociación colectiva frente a un modelo de relaciones individuales, jefe de servicio-trabajador, que soslaya la necesaria labor de control de las organizaciones sindicales en materias como el cómputo de jornada, el establecimiento de descansos y desconexión digital”.

Este sindicato apuesta por implementar otras medidas de organización y conciliación tales como prestaciones económicas para la reducción de jornada o prestaciones económicas por excedencia, “que ofrezca también una respuesta desde la perspectiva de género a esta pandemia”.