EFESevilla

Las empresas del sector representadas en el tercer congreso nacional de autoconsumo que se celebra este jueves en Sevilla han constatado la explosión de la demanda por parte de industrias y hogares para producir su propia energía mediante instalaciones fotovoltaicas, lo que ha originado una escasez o falta de mano de obra.

Al fuerte despegue de este sector, que alcanzó en España los 1.150 megavatios instalados en autoconsumo en 2021 en España y en el que Andalucía tiene un papel destacado con 26.000 instalaciones para producir electricidad puestas en marcha por ciudadanos, empresas e instituciones, han contribuido la subida de los precios energéticos por el encarecimiento del gas, las ayudas e incentivos de las administraciones y la campaña para impulsar la autogeneración.

En la inauguración del congreso, organizado por la asociación nacional APPA renovables y al que asisten más de 300 profesionales de empresas instaladoras, distribuidoras y comercializadoras, el presidente de la asociación andaluza de energías renovables Claner, Alfonso Vargas, ha señalado que apostar por el autoconsumo es la forma más democrática de generar energía y ha destacado que el ahorro para una familia tipo oscila entre el 30 y el 40 % en función del perfil del consumo.

La fuerte expansión del sector en los últimos años debido al incremento de la demanda ha provocado que empiece a faltar mano de obra en algunas empresas, sobre todo de instaladores, según Vargas, quien ha añadido, no obstante, que muchas empresas imparten ellas mismas los cursos para formar a sus trabajadores.

El director comercial de la empresa granadina Parangón Solar, Alberto Ruiz, ha manifestado que el sector vive "casi una burbuja" en autoconsumo ya que la demanda crece más del doble desde 2019, una vez que se eliminó el denominado impuesto al sol, y favorecido también por la bajada de precios de los paneles, por la subida de los precios de la energía y por las ayudas de las administraciones.

También influyen en esta expansión del sector el ahorro económico, ya que el plazo de amortización con los altos precios actuales de la energía ha pasado de siete a dos años, aunque la media es de unos cuatro cuando los costes energéticos se estabilicen, y ha vaticinado de cinco a diez años de crecimiento de esta industria fotovoltaica, en la que Andalucía es la segunda región tras Cataluña en potencia instalada.

El director general de la Agencia de la Energía de Andalucía, Francisco Javier Ramírez, ha destacado el enorme potencial de esta región, con 3.000 horas de sol año y con un sector sólido y en crecimiento que integran más de 1.500 empresas y más de 53.000 empleos, lo que la sitúan en "una posición privilegiada en el desarrollo del autoconsumo".

Además del ahorro energético y de la contribución a la lucha contra el cambio climático, otra de sus ventajas es reactivar la industria asociada a este sector y para ello se debe, según Ramírez, trabajar desde las administraciones en financiación, en sensibilización de los consumidores, en simplificación administrativa y en formación de trabajadores.

De hecho, ha apuntado que los incentivos habilitados con cargo a los fondos Next Generation para impulsar el autoconsumo energético se han agotado en abril y se ha referido a un proyecto piloto que se impulsa desde la Junta de Andalucía en un barrio vulnerable de Sevilla para canalizar la puesta en marcha de comunidades energéticas para que "cada vez más familias tengan acceso a una energía limpia, asequible y segura" y así luchar contra la pobreza energética.

En su intervención en la inauguración del congreso la secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, ha reafirmado la apuesta del gobierno de España por el autoconsumo de energía, que es el "ADN de la transición energética", y ha recordado que en el marco del programa europeo Next Generation se han movilizado 1.320 millones.

Según la secretaria de Estado, el Gobierno realizó un primer reparto de fondos entre comunidades por 660 millones y diez ya han agotado los recursos, que se ampliarán con 500 millones más, y por ahora el Ministerio ha recibido casi 100.000 solicitudes.

Ha sostenido que es "más urgente que nunca apostar ahora, en momentos turbulentos y complicados, por el autoconsumo" por sus grandes ventajas y ahorros y ha señalado que los recelos que había en empresas y hogares se han disipado a raíz de la tensión de los precios energéticos y cada vez se apuesta más en los hogares y en las industrias por instalar paneles fotovoltaicos.