EFESevilla

La subida interanual en el kWh de electricidad ha alcanzado el 41 % en los primeros 15 días de enero, según Facua, que sostiene que la factura del usuario medio se sitúa en 88 euros, casi 20 euros por encima de la del mismo periodo del año pasado.

Según un análisis de esta organización de consumidores, en la primera quincena de enero sobre la evolución de la tarifa semirregulada PVPC, el kWh se ha situado en una media de 18,82 céntimos (impuestos indirectos incluidos), frente a los 13,39 céntimos de hace un año.

Con el precio medio del kWh de esta primera quincena de enero, la factura mensual del usuario medio estaría casi 20 euros por encima de la del mismo periodo del año pasado.

El recibo supondría 88,06 euros, es decir un incremento del 29,1 % con respecto al de los primeros 15 días de 2020, cuando se situó en 68,20 euros.

De mantenerse en este nivel el importe medio del kWh, se trataría de la segunda factura más cara de la historia, asegura Facua, que precisa que la más elevada fue la fijada por el Gobierno entre enero y marzo de 2012, cuando ascendió a 88,66 euros.

En segundo lugar estaba la de enero de 2017, que se situó en 87,81 euros, mientras la siguiente fue la de septiembre de 2018, que alcanzó 83,55 euros.

FACUA lleva años reclamando una bajada en el IVA que pagan las familias en el recibo de la luz, ya que desde su implantación en 1986 a la factura eléctrica siempre se le ha repercutido el IVA general, que actualmente está en el 21 %.

La federación esgrime, que frente a lo manifestado por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ninguna norma comunitaria lo prohíbe y que varios Estados miembro de la Unión Europea aplican un IVA más bajo a la factura eléctrica de las familias o a una parte de la misma.