EFEMadrid

La Federación de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas (Fepex) junto a su asociada Freshuelva han pedido medidas efectivas para el sector de la fresa y los frutos rojos, en plena campaña, debido a la "dramática" caída de las ventas por la pandemia del coronavirus.

En un comunicado, han señalado este jueves que han trasladado al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Luis Planas, la "grave perturbación" que se está produciendo ante la caída de la demanda tanto en el mercado interno como externo, coincidente además con el periodo de máximo de producción.

Por eso, han indicado que confían en que la Comisión Europea active "cuanto antes" las medidas excepcionales que ayuden al sector a paliar la situación, entre ellas, la movilización de los recursos financieros y jurídicos "necesarios", como ha pedido Planas en la reunión telemática de ayer miércoles con sus homólogos europeos.

Entre las acciones concretas, estas asociaciones han pedido la no recolección de la cosecha, permitiendo a los agricultores paralizar una parte o la totalidad de su producción, así como la adopción de medidas excepcionales de retiradas de productos, sin cargo a los programas operativos y válidas para todos los agricultores.

También han demandado la refinanciación del pasivo de los empresarios agrícolas a coste cero y garantías públicas para los nuevos préstamos de campaña e inversión; al tiempo que han estimado necesario un aplazamiento o condonación del calendario de pagos impositivos previsto.

Precisamente ayer miércoles, la Interprofesional de la Fresa y Frutos Rojos Andaluza (Interfresa) pidió a la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía paralizar la oferta pública de empleo que se iba a lanzar para captar mano de obra para la recolección de la fresa ante el déficit de trabajadores por el cierre de fronteras debido a la caída de la demanda.

Concretamente, han dejado de venir alrededor de 9.000 marroquíes y de otros tantos trabajadores intracomunitarios, fundamentalmente búlgaros y rumanos, que han tenido problemas en los pasos fronterizos al suspenderse el espacio Schengen.