EFESevilla

La brecha salarial se ha acrecentado con la pandemia en Andalucía, que es la tercera comunidad autónoma con una mayor diferencia salarial entre hombres y mujeres, del 24,6 % frente al 21,4 % de media en España, de forma que un hombre gana 6.040 euros más al año que una mujer por el mismo trabajo.

Así se pone de manifiesto en un informe que UGT y CCOO han presentado este viernes con motivo de la celebración el próximo 22 de febrero del Día por la Igualdad Salarial, para "visibilizar que las mujeres trabajadoras aún siguen viviendo situaciones de discriminación que redundan en una brecha laboral y salarial que acaba repercutiendo en sus cotizaciones y en las pensiones del futuro".

Las secretarias generales y de la Mujer de CCOO-A, Nuria López y Yolanda Carrasco, respectivamente, han denunciado que la pandemia ha agudizado esa brecha salarial y, sobre todo, ha supuesto una "involución en el camino hacia la igualdad, ya que el peso del cuidado de menores y de dependientes ha recaído fundamentalmente en las mujeres que se han visto, otra vez, retornando al hogar”.

De hecho, según los datos del informe, cuatro de cada diez mujeres inactivas lo hacen por ocuparse de los cuidados y la pérdida de empleo durante la pandemia ha afectado en mayor medida a las mujeres, con un 4,5 % de pérdida de empleo.

Además, las mujeres se han visto abocadas a un ERTE (18.021 mujeres) en mayor medida que los hombres (17.900), pese a que la tasa de actividad masculina es superior a la femenina y Andalucía ocupa el primer puesto en mujeres desempleadas (1 de cada 4 mujeres paradas es andaluza).

Igualmente, la cuantía que perciben en muchos casos las mujeres por esos ERTE “son de miseria debido a que responden a contratos parciales, temporales y con una alta precariedad”.

En ese sentido, Nuria López ha criticado que “las mujeres son prisioneras del contrato parcial y temporal obligado en Andalucía” y ha vuelto a reclamar al Gobierno andaluz que complemente los ERTE, como ya hacen otras comunidades, “para que puedan vivir con dignidad”.

Otra de las cuestiones que ha evidenciado la pandemia es que sectores altamente feminizados y precarios como el de los cuidados o la alimentación, son esenciales para la vida y, en este punto, la dirigente de CCOO ha sido especialmente crítica con la Consejería de Igualdad, a la que ha acusado de “querer hacer caja” con las ayudas que han llegado de Madrid para la ayuda a domicilio porque “el dinero tiene que destinarse íntegramente a los salarios de esas trabajadoras y no quedarse en un cajón”,.

Igualmente, la dirigente sindical ha pedido que las ayudas que lleguen de Europa lo hagan siempre con "una visión troncal y perspectiva de género" y ha pedido “alejarse de quienes no solo no creen sino que le ponen trabas a la igualdad”.

También ha recriminado a la patronal su “arcaica insistencia en bloquear dos pilares fundamentales para la igualdad como son el registro salarial y los planes de igualdad".

Entre las acciones con motivo del 22 de febrero y el 8 de marzo, llevarán a cabo una asamblea virtual de mujeres el 4 de marzo.

La secretaria general de UGT-A, Carmen Castilla, y la responsable de Igualdad, Cristina García, han advertido de que la brecha mayor entre mujeres y hombres se da en la percepción de las pensiones, tanto en la cuantía como en el tipo de pensión, ya que cobran un 34 % menos de pensión y son un 65 % de las perceptoras de las no contributivas, que son las más bajas.

Por ello, han reivindicado la derogación de la reforma laboral, la subida del Salario Mínimo Interprofesional, más recursos económicos y humanos para aplicar la nueva normativa de igualdad salarial y el refuerzo de recursos públicos de conciliación en Andalucía.