EFEBruselas/Sevilla

La Comisión Europea (CE) ha concedido 1.640 millones a Andalucía de los 3.700 millones que corresponden a España para apoyar medidas de recuperación, así como la transición digital y ecológica, en el marco del instrumento REACT-EU para la política de cohesión.

Esta financiación es el resultado de la modificación de siete programas operativos del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y tres del Fondo Social Europeo (FSE), según informó la Comisión en un comunicado.

Los 1.640 millones que corresponden a Andalucía proporcionarán capital circulante a 57.000 pequeñas y medianas empresas (pymes) para mitigar el impacto del cese de las actividades comerciales provocado por la pandemia.

Los fondos de la UE también apoyarán en la comunidad andaluza la eficiencia energética, la movilidad sostenible y las medidas de mitigación del cambio climático, así como el uso de fuentes de energía renovables.

Además, se realizarán inversiones destinadas a la construcción y renovación de las infraestructuras sanitarias y al refuerzo de los centros educativos financiados con fondos públicos, así como a incentivos para el mantenimiento o la creación de nuevos puestos de trabajo, apoyando, en particular, a aquellas personas que trabajan por cuenta propia.

La comisaria de Cohesión y Reformas, Elisa Ferreira, aseguró que REACT-UE “es crucial para la recuperación de la economía tras la crisis del coronavirus”.

Los fondos de REACT-EU constituyen recursos adicionales para programas ya existentes de la política de cohesión.

Ferreira destacó que España está haciendo “una labor extraordinaria al movilizar estos recursos para realizar inversiones muy necesarias”, que tienen como objetivo "una recuperación rápida, fuerte y convergente, así como una transición justa y equilibrada hacia una economía digital y ecológica".

La Comisión detalló que Andalucía recibirá 1.640 millones de euros de financiación del FEDER, mientras que el FSE proporcionará capital circulante a 57.000 pequeñas y medianas empresas para mitigar sus pérdidas producidas durante el cierre con motivo de la pandemia.

Los fondos de la Unión Europea (UE) también apoyarán la eficiencia energética, la movilidad sostenible y las medidas de lucha contra el cambio climático, así como el uso de fuentes de energía renovables.

Además, se invertirá en la construcción y renovación de las infraestructuras sanitarias y en el refuerzo de los centros educativos financiados con fondos públicos.

Estas ayudas también buscan crear incentivos para la creación de nuevos puestos de trabajo, apoyando, en particular, a los autónomos.

En Asturias, se invertirán 68,2 millones de euros del FEDER en servicios y productos sanitarios en respuesta a la pandemia de coronavirus, en la mejora de las condiciones de teletrabajo y en servicios públicos digitales.

Los fondos también prestarán apoyo al tratamiento de aguas residuales, por ejemplo, mediante el establecimiento de redes de saneamiento o la mejora o construcción de plantas de tratamiento, así como a través de la construcción y renovación de infraestructuras escolares, centradas en aumentar la eficiencia energética.

En el País Vasco, 278,5 millones de euros del FEDER apoyarán la adquisición de equipos sanitarios y medicamentos, instalaciones de análisis y tratamiento y el aumento de las plazas en los centros sanitarios.

Asimismo, Cantabria recibirá 79,4 millones de euros, Castilla – La Mancha obtendrá 406 millones de euros, a Castilla y León le corresponderán 275,5 millones, Cataluña recibirá 893,3 millones y la Rioja, 40 millones.

En Ceuta, 7 millones de euros de financiación del FSE apoyarán los incentivos a los contratos indefinidos y en Melilla se invertirán 3,7 millones de euros en la transición hacia una economía digital y verde.

Estos fondos se utilizarán para proyectos que fomenten las capacidades de recuperación tras la crisis generada por la pandemia de coronavirus, así como para inversiones en operaciones que contribuyan a la recuperación ecológica y digital de la economía.

Como parte del programa NextGenerationEU, el instrumento REACT-EU proporciona un complemento de 50.600 millones de euros a los programas de la política de cohesión en el transcurso de 2021 y 2022.