EFESevilla

El secretario general de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Luis Fernández-Palacios, ha valorado que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) se haya acordado por consenso entre los agentes sociales y el gobierno, pero ha advertido del impacto que pueda tener en Andalucía.

Fernández-Palacios ha opinado este jueves, a preguntas de los periodistas, que la subida del SMI hasta los 950 euros mensuales ha sido "un punto de encuentro entre posiciones muy alejadas" y ha recordado que supondrá un aumento "muy importante" de los costes salariales, pues se une al incremento del 20 % acordado el año pasado.

"Es importante resaltar que es un acuerdo que se hace desde la prudencia, porque las propuestas que estaban sobre la mesa de negociación eran más elevadas y con una senda de crecimiento muy importante para los próximos años, que se ha paralizado", ha añadido.

Con todo, no ha descartado que este aumento salarial afecte a "la creación de empleo", sobre todo, en sectores de menor valor añadido y de mayor empleo no cualificado, como ocurre en Andalucía con la agricultura y los servicios.

"Es un asunto complejo, muy difícil de diagnosticar, que puede afectar a colectivos como el de los jóvenes o de las personas con menor formación y cualificación, y del que hay que tener en cuenta que se produce en un momento de desaceleración económica", ha advertido.

También ha recordado que el tejido empresarial andaluz se caracteriza por "un menor componente tecnológico", por lo que "puede verse más afectado que otros territorios" por este aumento de costes que puede favorecer respuestas empresariales como una menor conversión de contratos temporales en fijos o recortes de horarios.

El dirigente empresarial ha valorado que el nuevo gobierno central "haya comenzado con fuerza" y haya apostado desde el principio por el diálogo social.

Respecto a la derogación de la reforma laboral vigente, Fernández-Palacios ha recordado que "ha permitido a las empresas ajustar sus plantillas y al mismo tiempo crear mucho empleo y aumentar la afiliación a la Seguridad Social".

"El marco laboral tiene que actualizarse, pero las reformas tienen que hacerse en la mesa de negociación y con el acuerdo de los agentes sociales. Y cualquier medida que se adopte no puede afectar a la rentabilidad de las empresas en un momento de ralentización económica como el actual", ha aseverado.

El director del Observatorio Económico de la Universidad Loyola de Sevilla, Olexander Nekhay, quien ha presentado este estudio este jueves en la sede de la CEA, ha criticado que esta subida salarial responda a un "pacto entre fuerzas políticas" porque, en su opinión, supone un "intervencionismo" en el mercado laboral y ha vaticinado que este aumento de costes aumentará la economía sumergida.

"Algunos trabajadores cobrarán más y los empresarios pagarán m´s en salarios, pero la Seguridad Social ingresará menos", ha sentenciado.

Ha abogado por "dejar que el mercado actúe y que luego el Estado ayude a quines lo necesiten", pero ha criticado que "se impongan a todos por igual ciertas medidas, porque en vez de una economía de mercado, vamos a ir a una economía de planificación".