EFESevilla

La demanda eléctrica en Andalucía cayó de media un 11 % entre el 16 de marzo y el 14 de junio, periodo en el que estuvo vigente el estado de alarma por la pandemia de la COVID-19, con respecto a las mismas fechas del año pasado.

Según ha informado la Consejería de Hacienda, Industria y Energía, la semana del 6 al 12 de abril, coincidiendo con los días festivos de Semana Santa, se registró la menor demanda semanal, con una media diaria en la región de 85 GWh (gigavatios hora).

El día de menor consumo fue el viernes 1 de mayo, festivo. Por el contrario, la semana del 25 al 31 de mayo ha sido cuando más consumo eléctrico se ha producido en Andalucía en periodo de confinamiento, con 105 GWh de media diaria.

La Junta de Andalucía estima que durante ese verano se recuperarán los niveles normales de demanda y se alcanzarán los 7.239 megavatios hora (MWh), un 3 % más respecto al pasado verano.

Por ello, el Centro de Evaluación y Seguimiento Energético ha puesto en marcha el Plan Operativo de Emergencia, que pretende minimizar el impacto de posibles incidentes en el suministro eléctrico por el aumento de la demanda por las altas temperaturas.

Edistribución Redes Digitales (antigua Endesa distribución) prevé que este verano se recuperen en Andalucía los niveles de demanda del pasado año e incluso se superen, hasta alcanzar un consumo máximo de energía eléctrica de 7.293 MWh, un 3,3 % más respecto al pasado verano cuando el día 23 de julio, entre las 14 y 15 horas, tuvo su mayor demanda con 7.061 MWh.

Dentro de este plan, se realizarán distintas actuaciones en subestaciones, elementos de mando y control, así como en las líneas de alta, media y baja tensión. Se realizarán termografías e inspecciones a unos 800 kilómetros de líneas de alta y media tensión; y en 43 subestaciones de la red de distribución (el 10% de las existentes) que se prevé superen un determinado nivel de carga.

Para reducir la duración de las posibles incidencias que se produzcan se establecerán retenes de personal y repuestos suficientes para actuar en un tiempo inferior a 30 minutos en caso de incidencias.

Según la Junta, desde la puesta en marcha de estos planes, que se activan en los meses de verano e invierno, han disminuido los cortes de suministro una media del 4% cada año. Así, se ha pasado de una media de 518 cortes en verano de 2005 a 216 cortes en el de 2019, lo que supone una reducción del 58% en el número de incidencias durante los periodos de mayor riesgo.