EFEVillanueva de Córdoba (Córdoba)

Villanueva de Córdoba es el kilómetro cero del mejor jamón del mundo y expone sus productos de excelencia mundial en la XIX edición de la Feria del Jamón Ibérico de Bellota, en el corazón del Valle de Los Pedroches, que reivindica un producto único ante posibles aranceles.

En la Denominación de Origen Los Pedroches hay unanimidad en que si el presidente de EEUU, Donald Trump, se paseara estos días por Villanueva de Córdoba, igual desechaba su política arancelaria seducido por el sabor único de los productos de esta tierra.

Es lo que opinan prácticamente también todos los asistentes a la XIX Feria del Jamón Ibérico de Los Pedroches, que se celebra desde este jueves 10 de octubre hasta el domingo 13, y que se está consolidada como la única feria que existe en España monográfica de jamón y centrada en productos con denominación de origen.

Aquí, entre cata y cata, con el sabor de un producto único en el mundo pegado al paladar, se habla mucho del futuro de una industria que solo en la comarca, mueve más de 20 millones de euros al año, y que, aunque se ve fuerte para superar posibles obstáculos comerciales, al ser un producto diferenciado, no cree que las trabas convengan en un momento de expansión.

La alcaldesa de Villanueva de Córdoba, Dolores Sánchez, se suma a la preocupación, y la combate con “una mano tendida”.

“Nosotros lo que queremos es trabajar junto a las administraciones para conseguir que nuestros municipios vayan día a día creciendo”, señala en declaraciones a Efe la regidora, que considera que el crecimiento es la única receta contra la despoblación.

Sánchez cuenta en este sentido con armas como esta Feria del Jamón, un referente nacional e internacional a partir de ingredientes sostenibles como la dehesa, los ganaderos y la industria, y a la que invita a Donald Trump.

“Estoy seguro de que si viniera, no habría aranceles, porque no iba a permitir que el jamón éste se quedara en Europa y no llegara a EE.UU”, bromea la regidora.

El guante lo recoge Pedro Moreno, el responsable de los servicios técnicos de Ibéricos Covap, ganador este año de la 'Encina de Oro' que premia a la mejor pieza a concurso, con una pieza de un cerdo que fue sacrificado el 25 de febrero de 2016, que estuvo casi 120 días de montanera en una finca de Cardeña.

Moreno reconoce que los posibles aranceles son un tema que preocupa en Covap, que tomó una decisión muy importante cuando decidió lanzarse al mercado norteamericano.

“Es cierto que el jamón ibérico no ha quedado claro en qué situación va a estar, pero esperemos que salga de la guerra comercial este producto porque lo van a echar de menos”, señala Moreno.

Alfonso Blanco, gerente de Ibesa, una compañía que exporta jamones a todo el mundo, añade que, en cualquier caso, el jamón de Los Pedroches, está bien posicionado ante este tipo de problemas comerciales, especialmente porque los productos de esta DO no saben como ningún otro en el mundo,.

“¿Cuál es la razón por el que el jamón de Los Pedroches es más dulce? Por el verano, porque el calor que pasan en la Sierra de Córdoba no lo hacen en la Sierra de Extremadura ni en la de Huelva, y eso hace que se formen unos péptidos que le dan un sabor dulce como consecuencia de la temperatura que alcanzan los jamones en el primer verano de su vida”, explica Blanco.

Un sabor que se potencia todavía más cuando está bien cortado, tal y como explica Floren García, cortadora de jamón desde hace 30 años, y que explica que, a diferencia del corte industrial, el cuchillo no quema el producto y permite exprimir al máximo su sabor.

Lo mismo explica ante medio centenar de mujeres, que participan en unas jornadas con motivo de la celebración del Día Internacional de las Mujeres Rurales, una de las principales novedades de esta edición.

Unas jornadas que se celebran entre conferencias, concursos, exposiciones y actuaciones musicales, toda una fiesta del jamón ibérico de una zona que saca pecho ante la incertidumbre de los mercados. Juan Velasco