EFEMálaga

La Fundación Bancaria Unicaja ha optado por conservar el control de Unicaja Banco y para ello ha acordado, conforme a la normativa, dotar un fondo de reserva para hacer frente a posibles necesidades de recursos propios de la entidad de crédito participada que no puedan cubrirse con otros recursos.

Fuentes financieras han informado este miércoles a Efe de la decisión -ya aprobada y remitida al Banco de España para su aprobación- que supone un paso diferente al de otras grandes fundaciones bancarias españolas que emprendieron el camino de perder el control de sus respectivos bancos.

La ley de fundaciones bancarias estableció que estas entidades debían elegir, antes de diciembre de este año, entre perder el control de su banco de referencia o constituir un fondo de reserva para mantener ese control, recorrido que ha emprendido la Fundación Unicaja casi un año antes de la finalización del plazo establecido para tomar la decisión.

Ello significará que no se desprenderá -como se podía prever- de un porcentaje de las acciones de Unicaja Banco, en cuyo capital social participa la Fundación Unicaja actualmente con el 49,7 por ciento, lo que le permite el control de la entidad bancaria.

Según ha podido saber Efe, la Fundación Unicaja ha aprobado preservar el control del banco con carácter estable y los principios de su actuación como accionista de referencia se marcarán por principios básicos como una adecuada participación financiera orientada a una gestión sana y prudente de la entidad guiada por el interés social en maximizar de forma sostenida el valor del negocio.

En este sentido, la fundación -considerando los altos niveles de solvencia de Unicaja Banco que entiende que la sitúan como una de las entidades más capitalizadas del sector bancario- procurará la obtención de rentabilidades adecuadas para el accionista.

También promoverá el mantenimiento y desarrollo de su obra social marcada por la vocación social y procurará que la actividad financiera del banco se adapte, esencialmente, al tradicional modelo de banca comercial cercano a las familias y a las pequeñas y medianas empresas.

Entre los objetivos de la decisión de la fundación se incluye que la gestión de la participación esté orientada a que el banco mantenga unos niveles de capitalización que cubran holgadamente todas las exigencias regulatorias y supervisoras.

La fundación considera, con carácter general, -según las fuentes- que el mantenimiento de su condición de accionista de control de Unicaja Banco, con vocación de estabilidad, es la mejor forma de garantizar el cuidado de la inversión de sus accionistas y permite contribuir en mayor grado a que la entidad bancaria actúe con una visión de intereses a largo plazo y no sometida a las variaciones del mercado o movimientos especulativos.

También procurará que Unicaja Banco mantenga el tradicional perfil caracterizado por la efectiva asunción de una cultura de prudencia en la gestión de los distintos tipos de riesgo.

La fundación entiende que la adecuada gestión de la entidad bancaria y el mantenimiento del modelo de negocio heredado de Unicaja contribuiría al armónico desarrollo económico y social de sus territorios de implantación tradicionales. EFE

srp/vg