EFESevilla

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud y Familias ha recomendado este sábado apostar por un consumo "responsable y moderado" ante la celebración del viernes negro, y ha invitado a apostar por el comercio local y de proximidad para contribuir a su recuperación económica.

En un comunicado, la Junta recuerda que es conveniente no dejarse llevar por las prisas ni las ofertas y desconfiar de los precios excesivamente bajos.

"Se debe tener en cuenta que todos los productos a la venta deben indicar su precio final y completo, incluyendo impuestos y cualquier tipo de carga o gravamen", ha recalcado, a la vez que aconseja comparar entre distintas marcas y compañías.

Además, antes de comprar un producto o contratar un servicio es importante informarse sobre la política de cambios y devoluciones, que depende de cada establecimiento.

Salvo que el producto esconda un desperfecto o deterioro, la empresa no está obligada a devolver el dinero, pudiéndose optar por otras formas de restitución como ofrecer un vale por el valor del producto que ha sido devuelto.

En el caso de las compras por Internet sí existe el derecho de desistimiento, que permite, con carácter general, cancelar el contrato durante un plazo mínimo de 14 días naturales desde la fecha de recepción del producto, sin tener que alegar motivo alguno y sin penalización.

Si se van a realizar compras por Internet es importante elegir páginas seguras y de confianza, asegurarse de poder identificar adecuadamente a la empresa responsable de la misma, y leer atentamente el aviso legal y los términos y condiciones de la venta.

Es conveniente realizar los pagos mediante tarjeta de crédito -siempre que no exista la posibilidad de hacerlo contra reembolso- porque de ese modo se puede exigir la anulación del cargo si surge algún problema.

También es recomendable guardar copia de las operaciones de compra y de todos los mensajes intercambiados con la página web, por si hubiera que realizar alguna reclamación posterior.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que en los periodos en los que se aplican descuentos, los comercios pueden cambiar algunas de sus condiciones habituales, por ejemplo, en lo que respecta a la política de cambios y devoluciones, o a la aceptación de algunos medios de pago como tarjetas de crédito.

En todo caso, si se producen modificaciones en las condiciones habituales, la empresa debe anunciarlo de manera clara y perfectamente visible para el público.

Siempre es importante conservar la factura o el justificante de compra o transacción efectuada, ya que es imprescindible para posibles reclamaciones o devoluciones. EFE

bfv/jrr