EFEMadrid

La negociación entre los principales acreedores de Abengoa, la banca y el Instituto de Crédito Oficial (ICO), para cerrar un acuerdo de reestructuración de la deuda de la compañía se alargará previsiblemente más allá de esta semana, cuando vencía el último plazo que se dieron para firmar la operación.

La antigua cúpula de la compañía, encabezada por Gonzalo Urquijo, alcanzó a principios de agosto un acuerdo con la banca que contaba con el visto bueno del ICO, pero que incluía también la aportación de 20 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía.

La idea era firmar la reestructuración antes del 30 de septiembre, pero el dinero comprometido por el Gobierno autonómico nunca llegó con el argumento de que no tiene "mecanismos jurídicos" para conceder una ayuda directa a una gran empresa; posteriormente el Banco Santander se ofreció a poner esa cantidad para salvar la compañía antes de que acabara 2020.

Mientras tanto, un grupo de accionistas minoritarios que controla cerca del 15 % del capital se unió bajo la plataforma AbengoaShares y se opuso al plan, ya que la participación en la filial Abenewco1, la que controla el negocio clave, se reduciría por debajo del 3 % tras la reestructuración.

Los accionistas minoritarios reclaman entre el 20 y el 38,5 % de la filial, pero siempre que Abengoa, la matriz, no quiebre; algo que, según las fuentes consultadas por Efe, cada vez resulta más complicado evitar.

Aun así, los bancos y el Gobierno tratan de llegar a un acuerdo con el nuevo equipo de la compañía, pero ponen en duda que sea posible alcanzarlo este viernes, cuando en teoría vence la prórroga que se concedieron a finales de 2020.

La decisión final podría tomarla la Comisión Delegada del Gobierno, que se reúne los viernes, pero antes necesita un informe previo del ICO que justifique la operación, por lo que la negociación para salvar Abengoa previsiblemente se extienda más allá de esta semana.