EFESevilla

Andalucía lidera en España la promoción inmobiliaria de vivienda de obra nueva en 2021, y en los nueve primeros meses del año las ventas de este tipo de inmuebles han crecido un 38 % respecto al mismo período del 2020 -año de la pandemia- y un 58 % en relación al 2019, según datos del INE.

Entre enero y septiembre del 2021 las viviendas nuevas en Andalucía suman 19.311 frente a las 12.313 del pasado año y a las 14.971 del 2019, según datos de la estadística de compraventa de viviendas del Instituto Nacional de Estadística (INE).

De acuerdo con estos datos, en los cinco últimos años no ha dejado de crecer la obra nueva en Andalucía, salvo en 2020 debido a la declaración de la pandemia del coronavirus, si bien 2021 ha sido el año en el que más ha repuntado en un lustro, coincidiendo con el dinamismo de la construcción.

De hecho, las principales promotoras inmobiliarias que operan en Andalucía corroboran esta tendencia como es el caso de Aedas Homes, cuyas ventas de vivienda de obra nueva se han disparado un 223 % en los primeros nueve meses del año respecto al mismo período del 2020 y un 93 % en relación al 2019.

Ha avanzado que este año van a entregar en Andalucía más de 600 viviendas, lo que supone un volumen de negocio cercano a los 200 millones de euros y aspira a un nivel de entregas anual de 800 casas, que se traducirá en una inversión periódica de 200 millones de euros y en una creación de 2.000 puestos de trabajo indirectos.

Por su parte, Metrovacesa cuenta en Andalucía con 1.840 unidades en comercialización de obra nueva, sobre todo concentradas en la Costa del Sol.

Fuentes de esta empresa han explicado que el año 2021 ha supuesto un momento de recuperación del sector, con datos que han vuelto a niveles previos a la pandemia, especialmente en las zonas donde había una mayor tensión entre oferta y demanda, como en la Costa del Sol, donde con el levantamiento de las restricciones de movilidad, "se ha vuelto a ver cómo se recuperaba el interés inversor nacional e internacional por esta zona".

Por su parte, la andaluza Inmobiliaria del Sur Insur cuenta con 2.084 viviendas en desarrollo repartidas en 30 promociones en Andalucía, de las que 22 promociones se encuentran en Andalucía Occidental, seis en la Costa del Sol y dos en Granada.

A las promociones se suma la cartera de suelos en Andalucía para 2.128 viviendas y 72.015 metros cuadrados edificables terciarios, de forma que en total -entre las promociones en desarrollo y la cartera de suelo- el grupo Insur acometerá 4.212 viviendas en Andalucía.

Entre los nuevos proyectos, Insur acomete un nuevo desarrollo en la Costa del Sol denominado Insur Scala con una superficie edificable de 14.043 metros cuadrados para ejecutar 120 viviendas.

Estas obras, con una inversión prevista de 23 millones, comenzarán previsiblemente en el segundo trimestre del 2022, y a ello se suma el próximo arranque en Tomares (Sevilla) de un nuevo desarrollo inmobiliario con más de 450 viviendas plurifamiliares en altura, comercios, zonas deportivas, educativas y de ocio.

Fuentes de Insur aseguran que las perspectivas futuras son muy positivas para la actividad de promoción residencial por el efecto arrastre que sobre la actividad y el empleo van a provocar los fondos Next Generation, el mantenimiento de las buenas condiciones financieras para la adquisición de vivienda, la preferencia de los compradores por la vivienda de obra nueva y la demanda de vivienda como activo de inversión.

A ello añaden la vuelta de los extranjeros para la compra de segundas residencias en España.

Asimismo, apuntan que la dificultad de acceso de los jóvenes a la vivienda en propiedad por la falta de ahorro previo para hacer frente a la parte del precio no financiada con la hipoteca está derivando una parte de esa demanda hacía el alquiler, lo que, unido a la reducida rentabilidad de otras inversiones alternativas, están empujando la demanda de vivienda como bien de inversión.

Desde Insur señalan como la principal amenaza a la que se enfrenta el sector de la promoción residencial la inflación de costes derivada de la escasez de oferta de servicios de construcción y encarecimiento de las materias primas y energía, que obligue a una subida de precios, provocando una reducción del nivel de la demanda y que esta inflación afecte a la política monetaria e induzca un aumento de los tipos de interés, impactando más en dicha demanda.