EFESevilla

Las empresas andaluzas sitúan la recuperación de los niveles previos a la crisis por la covid-19 más allá del 2021 y empeoran sus expectativas ya que seis de cada diez definen como “mala” o “muy mala” su situación actual.

Estas son algunas conclusiones del barómetro de percepción de la empresa andaluza 2020, realizado en el marco del proyecto CEA+Empresas en colaboración con la Consejería de Transformación Económica, y que refleja el sensible empeoramiento de las expectativas de las empresas andaluzas como consecuencia del impacto sobre su actividad de la crisis de la covid-19.

Recogidas durante el mes de septiembre, las impresiones de 600 empresas de toda la comunidad, el barómetro arroja que para seis de cada de empresas su situación actual es “mala” o “muy mala” y que, además, puede empeorar en el corto plazo.

En esta segunda edición, la patronal CEA ha introducido preguntas específicas ligadas a la incidencia de la crisis sanitaria en esta región y, así, en líneas generales, el tejido empresarial andaluz sitúa la recuperación de los niveles de actividad previos al estallido de la pandemia más allá del ejercicio 2021.

Además, las empresas perciben la fiscalidad y la burocracia como un obstáculo para el normal desarrollo de la actividad empresarial, si bien valoran los estímulos y ayudas desplegados desde primavera por la administración para garantizar la supervivencia de los negocios.

Esta encuesta es previa al Plan de Ayuda a pymes y autónomos firmado este lunes por CEA, Cámaras de Comercio de Andalucía y ATA con la Junta dotado de casi 667 millones, precisa la CEA en el comunicado.

En cuanto a los factores internos condicionantes de la actividad empresarial, el barómetro refleja la conciencia de los empresarios de mejorar, dado su carácter estratégico, en los ámbitos de la digitalización, la innovación y la formación y también apuestan por reforzar los vinculados a la investigación de mercados, los recursos humanos y la digitalización del negocio.

Asimismo, la mitad de las empresas encuestadas señala una significativa participación de las mujeres en sus equipos directivos y la implantación en sus equipos de medidas que promueven la igualdad.