EFESevilla

Los comerciantes andaluces hacen un balance positivo de la primera semana de las rebajas de invierno, que comenzaron oficialmente el pasado 7 de enero, y en las que prevén aumentar la facturación un tres por ciento respecto al año pasado.

En declaraciones a Efe, el secretario general de la confederación empresarial del comercio de Andalucía, Fernando Pérez Lozano, ha explicado que estas previsiones de crecimiento se basan en que las familias andaluzas gastaron menos en el popular "black friday" (viernes negro) que otros años, por lo que tienen más capacidad para comprar en las rebajas de invierno.

En cualquier caso, los comerciantes insisten en demandar al Gobierno central que se regule el período de rebajas, que se liberalizó en el año 2012 el gobierno del Partido Popular, y que ha provocado períodos constantes de descuentos en los comercios que afectan a negativamente a sus resultados.

El secretario de la patronal del comercio en Andalucía ha aprovechado para pedir al nuevo gobierno del PP y Ciudadanos que se refuerce la lucha contra la venta ilegal, que es una de las principales amenazas de los comerciantes, y que favorezca el comercio de proximidad y tradicional.

A pesar de estas dificultades a las que se enfrentan los comercios, los datos de ventas de la primera semana de rebajas arrojan cifras positivas, según el secretario general de esta organización empresarial.

En Andalucía hay registrados unos 150.000 establecimientos comerciales, que dan empleo a medio millón de personas aproximadamente.