EFEAlmería

La Asociación Provincial de Empresarios de la Pesca de Almería (Asopesca) ha defendido este lunes que debe reconocerse en el Consejo de Ministros de Pesca de la UE, que se celebrará los días 12 y 13 de diciembre en Bruselas, la "singularidad" de esta flota, y ha instado al Gobierno a defender en este marco al sector.

"Debe reconocerse en dicho consejo la singularidad de nuestra flota en cuanto a que el plan plurianual para la pesca de arrastre en el Mediterráneo occidental permite una actividad de los barcos hasta 18 horas, frente al horario máximo de 12 horas diarias que cumple la flota andaluza, lo que conlleva una disminución del esfuerzo pesquero muy importante y perfectamente evaluable", han dicho en una nota.

Asimismo, desde Asopesca consideran necesario que se evalúen de forma "urgente" las "consecuencias que sobre los "stocks" han tenido las medidas que hasta ahora se han puesto en marcha, como la reducción de días o los cierres temporales.

"Parece inviable esperar a 2025 para realizar una evaluación del mismo, máximo teniendo en cuenta que el comité científico del ICES, en su informe, afirma que la plena recuperación de las especies no se va a conseguir e todas las zonas y para todas las especies en ese año", mantienen.

Por ello, creen necesario aplazar la fecha pretendida para alcanzar el objetivo de recuperación de las especies, planteando, en su caso, una duración mayor del plan, "siendo imprescindible disponer de evaluaciones anuales que orienten sobre los resultados de las medidas".

También consideran preciso que las medidas de ordenación que se adopten se analicen para cada zona, para de esta forma no perjudicar al caladero con "desplazamiento de esfuerzo pesquero".

En esta línea, instan al Gobierno de España a defender y exigir ante el Consejo de Ministros de Pesca de la UE que los días de pesca no usados tanto en el año 2020 como en este 2021 sean considerados como una "reducción voluntaria" de esfuerzo ya realizada, "rechazando" cualquier otra reducción de esfuerzo que se proponga hasta el año 2025.

"De lo contrario se pondría en riesgo la desaparición del 50por ciento de la flota andaluza y el empleo directo de cerca de 2.000 trabajadores", advierten.

Subrayan además que el establecimiento de un tope de capturas para la gamba roja es una línea que no debe traspasarse en un caladero, como es el Mediterráneo, donde se "comparten zonas de capturas con terceros países que están fuera de estas obligaciones".

Asimismo, señalan que el Gobierno de España debería esperar a tener unos "resultados concluyentes" sobre las campañas que se están realizando para comprobar los efectos del incremento de la malla en la selectividad de los artes de pesca y sus efectos socioeconómicos antes de considerar si es oportuna su aplicación. EFE

1011266

mma/bfv