EFESevilla

El regadío agrícola con aguas superficiales embalsadas no será posible mientras no llueva, y el abastecimiento humano está garantizado para entre dos y tres años, según ha informado el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquín Páez.

En conferencia de prensa, Páez ha informado, tras la reunión de la Comisión Permanente de Sequía celebrada esta mañana en Sevilla, de que se mantiene la "situación excepcional de sequía extraordinaria" que se declaró el pasado 2 de noviembre y que "todo sigue igual" desde entonces, por lo que ha calificado la situación de las reservas hídricas de la Cuenca del Guadalquivir como "mala" y "difícil".

La media del año hidrológico (comienza al final de septiembre) de los últimos veinticinco años es de 100 litros por metro cuadrado para estas fechas, y este año se sitúa en 54, según ha recordado Páez, quien entre las medias acordadas hoy ha señalado una reunión por videoconferencia con las ocho diputaciones andaluzas para determinar los "puntos más débiles" ante esta situación de sequía.

Entre esas debilidades, el presidente de la CHG ha señalado los puntos cuyo abastecimiento dependen de un acuífero o un manantial.

En la reunión también se ha acordado hacer un inventario de posibles captaciones alternativas tanto para abastecimiento humano como para uso agrícola, si bien no se ha aprobado emplearlas aún.

Entre las medias "extraordinarias y provisionales" se ha acordado igualmente clausurar y precintar elementos extractivos que se hayan establecido de manera irregular, y hacerlo de manera inmediata sin necesidad de esperar los quinces días que requiere cada expediente.

La comisión también ha estudiado la posibilidad de establecer balsas en regadíos privados y de que los grandes consumidores, como es el caso de la marisma sevillana, reutilicen sus aguas, así como poner en marcha el bombeo de la Breña II y agilizar las obras del embalse de Cordobilla, con un presupuesto de 3,5 millones de euros, que esta cubierto de lodos.

La CHG también reforzará los planes de inspección de captaciones de aguas superficiales, para lo cual ya ha mantenido contactos con la Policía Autonómica y suscribirá un convenio con la Guardia Civil.

Páez ha asegurado que el 75 por ciento del regadío andaluz está modernizado y en medidas de eficiencia y ahorro se encuentra a la cabeza de los regadíos españoles.

De las reservas hidrológicas, la agricultura consume el 86 por ciento, el abastecimiento humano el 11 por ciento y la industria el 3 por ciento.