EFERabat

Un total de 14.583 temporeras de nacionalidad marroquí partieron este año a España para trabajar en la campaña de recogida de fresas y frutos rojos en la provincia de Huelva, según el balance hecho público hoy en un comunicado conjunto de ambos gobiernos.

"El desplazamiento de 14.583 personas marroquíes (...) se ha desarrollado de forma positiva para los países de origen y de destino, y concretamente para las personas que participan en esta campaña de migración circular", reza la nota conjunta.

La misma fuente añadió que la campaña agrícola en Huelva constituye "un factor muy importante de desarrollo económico y de empleo", y subrayó que 5 millones de días de trabajo fueron declarados en esta provincia, y 91.291 inscripciones en el Régimen Especial Agrario.

De esta cifra, los trabajadores españoles constituyen la mayoría, con un total de 42.979 personas, seguidos por los trabajadores extranjeros (26.418) y los comunitarios (21.894).

"Lo cual demuestra que las personas desplazadas desde Marruecos constituyen un complemento migratorio indispensable", indicó el comunicado.

La misma fuente aseveró que las autoridades marroquíes y españolas introdujeron mejoras en cuanto a la gestión y seguimiento de la campaña actual (que se desarrolló entre febrero y mayo de 2019).

El Ministerio de Empleo de Marruecos organizó en el país de origen sesiones de formación para las temporeras sobre sus derechos laborales.

Y en España, la Administración General del Estado, la Junta de Andalucía, además de las empresas implicadas en la campaña, los sindicatos y ONG del sector coordinaron sus acciones para garantizar la protección social de las temporeras y el seguimiento de sus condiciones de trabajo y alojamiento.

En 2018, un total de 15.000 temporeras (todas mujeres) viajaron de forma escalonada a España para trabajar en la recogida de fresas y frutos rojos, de las cuales 2.500 no regresaron a su país de origen.

Tras el estallido de varias denuncias de abusos y acosos sexuales y laborales por parte de temporeras marroquíes en la pasada temporada de 2018, las autoridades de Rabat y Madrid decidieron recrudecer las medidas de control, acompañamiento y asesoría durante toda la operación en las siguientes campañas.