EFESan Fernando (Cádiz)

La corbeta Unayzah, la quinta y última que Navantia construye para la Marina Real de Arabia Saudí (RSNF), ha sido botada este sábado en el astillero de San Fernando (Cádiz), como parte de un contrato que alcanza los 1.800 millones de euros.

El acto de botadura ha contado con la presencia del presidente de Navantia, Ricardo Domínguez García-Baquero, y el comandante de la marina saudí Fahad Bin Abdullah Al-Ghofaily, y ha comenzado con la lectura de unas palabras del Corán, realizadas por un teniente de la marina saudí, y los himnos de Arabia Saudí y España.

El presidente de Navantia ha agradecido a la marina saudí la confianza depositada en su empresa para construir estas cinco corbetas, de las cuales hoy se ha entregado la última de este contrato, pero, ha matizado, "no será la última", ya que la compañía seguirá trabajando para la marina saudí a través de otros proyectos y encargos.

Domínguez se ha dirigido en español a los trabajadores de Navantia presentes, a quienes les ha dado las gracias "de corazón" por hacer posible que se haya celebrado este acto de botadura, reconociendo que "sin su esfuerzo, esto no habría sido posible" y asegurando su "total compromiso con el futuro de este astillero y con el ecosistema industrial de la bahía de Cádiz".

En su intervención, el comandante de la marina saudí Fahad Bin Abdullah Al-Ghofaily ha valorado la labor de Navantia para la puesta a punto de esta corbeta que ha sido construida "en menos de un año" y que hoy "navegará por el océano por primera vez", agradeciendo además el trabajo realizado en los últimos años para finalizar el encargo realizado y remarcando el trabajo de los ingenieros de la compañía española.

Fahad Bin Abdullah Al-Ghofaily ha agradecido también el trabajo de formación de su tripulación que en cuatro semanas terminarán su "alto entrenamiento", como lo ha calificado el comandante saudí.

El Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada, Antonio Martorell, ha subrayado la muestra de la eficacia y capacidad tecnológica de la industria naval española y ha agradecido a Navantia su esfuerzo por "minimizar los efectos de la pandemia" y cumplir con los plazos de entrega de esta corbeta.

Martorell ha defendido además que este evento celebrado hoy es el resultado de una "profunda amistad" entre España y Arabia Saudí y del entendimiento entre sus armadas.

Una botella con agua sagrada procedente de la Meca ha sido con lo que se ha llevado a cabo la botadura de esta corbeta, que instantes después se ha deslizado por la grada hasta tocar el agua.

Los astilleros de Navantia en San Fernando comenzaron la construcción de esta quinta corbeta en abril de 2021 y han tardado ocho meses en finalizar este encargo con la marina saudí.

La corbeta Unayzah, que toma su nombre de una ciudad del centro de Arabia Saudí, tiene una eslora de 104 metros, una manga de 14 y será capaz de transportar a un total de 102 personas entre tripulación y pasaje, podrá alcanzar una velocidad máxima de 27 nudos (50 kilómetros por hora) y tendrá capacidad para llevar a bordo provisiones para 21 días.