EFECádiz

El astillero de Navantia de San Fernando (Cádiz) comenzará mañana la construcción de la primera de las cinco corbetas encargadas por la Armada de Arabia Saudí.

El corte de la primera plancha de chapa de la corbeta marcará el arranque de la construcción estas cinco corbetas, basadas en el modelo Avante 2200, un proyecto que prevé concluir en 2022 con la entrega del último buque de esta serie a la Armada saudí, según ha informado Navantia.

El contrato con la Armada saudí beneficiará al conjunto de las factorías de Navantia, especialmente a las de la Bahía de Cádiz, pero también a la de la dársena de Cartagena (Murcia) y a los astilleros de Ferrol (La Coruña), pues estos últimos fabricarán componentes como motores.

El contrato de las corbetas, que asciende a 1.813 millones de euros, es el mayor en la historia de los astilleros españoles con un cliente extranjero y consolida la posición de Navantia en Oriente Medio.

Según las cifras difundidas por Navantia y la SEPI, este contrato permitirá mantener 6.000 empleos anuales durante cinco años (más de la mitad de ellos en Cádiz).

De ellos más de 1.100 serán directos de Navantia, 1.800 de industria auxiliar y 3.000 inducidos en la cadena de suministradores.

El proyecto contempla que alrededor de 500 marinos de Arabia Saudí se instalen en San Fernando para recibir formación militar y naval para familiarizarse con los sistemas de las nuevas corbetas antes de llevarlas a su país.