EFECádiz

El secretario provincial de Industria de CCOO, Juan Linares, uno de los negociadores del acuerdo del sector del metal de Cádiz que ha puesto hoy fin a la huelga indefinida, cree que la protesta ha demostrado que "hay que salir a la calle, no hay otra manera" de pelear por los derechos laborales.

En declaraciones a los medios, Juan Linares se ha mostrado satisfecho de un acuerdo que ha sido aprobado ya "mayoritariamente" por los trabajadores y que ha permitido que vuelvan a sus empleos, pero se ha quejado de que ha sido "un camino bastante duro" hasta conseguir su objetivo, que los operarios no pierdan poder adquisitivo.

"Es lo peor que he pasado", ha asegurado, sobre esta huelga indefinida de nueve días, este histórico del sindicalismo industrial en Cádiz, con más de treinta años a sus espaldas de lucha en los graves conflictos laborales que se han vivido en la industria de provincia en estas tres décadas.

La situación que se ha vivido estos días, con los nudos industriales de Cádiz sembrados de barricadas, incendios y enfrentamientos con la Policía, "ha sobrepasado", dice, todas las tensiones que ha podido vivir antes.

Y una cosa le ha demostrado: "hay que salir a la calle. te obligan a salir a la calle, porque no hay otra manera. Había que hacerle una pregunta a los empresarios: ¿por qué firman ahora después de once días de huelga (nueve indefinida y dos anteriores)?. Porque hay que salir a la calle. el primer día no te lo dan, empiezan a decir que no puede no pueden y con la presión te lo dan. Nos están obligando a hacer estas cosas", se responde.

"No tiene sentido que después de once días te den lo que pedías", insiste.

Además de por el mecanismo que han pactado para que los salarios se revisen conforme al IPC, Juan Linares destaca la importancia de que el acuerdo incluya la creación de una Comisión de Seguimiento, con presencia de agentes externos como la Inspección Laboral, que se encargará de que este vez lo que se firma se cumple, especialmente con los trabajadores "más vulnerables", los eventuales.

Una comisión muy necesaria porque, dice, las industrias auxiliares del sector naval son " la ley de la selva en cuento a jornadas, horas extraordinarias, descanso semanal, alto indice de eventualidad... ".

Linares asegura que en esta negociación "se han quedado cosas en el camino". "La negociación produce heridas. Las heridas de que no consigues todo lo que quieres", unas heridas que pretenden cerrar en septiembre del 2022 cuando empezarán a negociar el próximo convenio colectivo y pueden luchar contra la doble escala salarial, entre los fijos y los eventuales, que esta vez no se ha podido alcanzar.

Por eso asegura que a la patronal no le han dicho un "hasta siempre" si no un "hasta luego".

Otra de las heridas de esta huelga llegará a las nóminas de los trabajadores, en la que se les descontará los once días de huelga: "A los trabajadores nunca nos regalaron nada. No vamos a vender nuestros derechos. Eso siempre ha pasado y siempre pasará".