EFEJaén

Los sindicatos CCOO y UGT han convocado una huelga en el sector del aceite de Jaén del 26 al 30 de enero por el bloqueo del convenio que afecta a los alrededor de 3.500 empleados de más de 350 almazaras, así como a los trabajadores de las orujeras y de las empresas de cogeneración, en total más de 4.000 trabajadores.

UGT FICA y CCOO Insdustria han tomado esta decisión tras la reunión mantenida este viernes, junto con la patronal, para negociar el convenio, en la que los sindicatos han rebajado su propuesta de subida del sueldo del 2,25 % a un 2 %, mientras la patronal no ha subido del 0,9 % anual, con una duración de cinco años

Esto pone de manifiesto, según los sindicatos, "el poco interés que ha expresado la patronal en relación con el gran esfuerzo que ha realizado la parte social".

Las movilizaciones en el sector comenzaron el 28 de diciembre, con concentraciones a las puertas de la sedes de Cooperativas Agroalimentarias de Jaén e Infaoliva.

Desde entonces, los sindicatos han asegurado que la patronal del aceite debería mirarse en el reflejo del eslabón más débil de la cadena, que es el de los trabajadores del campo en Jaén, que a pesar de ser los más afectados por la crisis del aceite, año tras año aprueban condiciones salariales dignas en un convenio que afecta a unos 100.000 trabajadores.

Las polémicas han sido continuas, en años anteriores, en la revisión de tablas salariales y firmas de convenio en el sector del aceite de la provincia, especialmente en 2012 cuando la patronal se negó a firmarlas alegando la subida de los costes y la bajada de la cosecha.

El anterior convenio se firmó el 3 de diciembre de 2015, tras casi un año de negociaciones, y en él se garantizaba una subida del IPC más un 2 % para el primer año, 0,5 % para el segundo y tercer año, 0,75 % y 1,25 % el quinto año de vigencia.

Para los sindicatos el problema en las negociaciones radica en que en la mesa se sientan desde hace unos años representantes de una patronal que pertenece a empresas de fuera de la provincia que "pretenden reventar el convenio", intentando bajar los costes laborales no para que ese dinero lo reciban las cooperativas de Jaén, sino las cuentas de resultados de esas grandes empresas.