EFECórdoba

La localidad cordobesa de Hinojosa del Duque acoge la XI edición de la Feria Avicor, una muestra en la que no solo se expondrán unas 1.200 aves singulares y curiosas, sino que también es un auténtico referente nacional en el mantenimiento de aves en riesgo de desaparecer.

Hasta Córdoba han llegado aves de todos los puntos del país, donde haya algún tipo de raza autóctona y donde haya criadores empeñados en mantenerlas, aunque sólo sea por añoranza de una imagen pasada mucho más común a principios del siglo pasado que en la actualidad.

Lo que más hay son pájaros andaluces. Hay gallinas de tipo andaluza azul, por su plumaje oscuro hasta adquirir tonos azulados, la gallina utrerana, el gallo combatiente y el pavo autóctono andaluz, del que quedan poquitos ejemplares y del que se está haciendo todo un esfuerzo desde el Centro Agrario Provincial para recuperarlo.

Tal es el afán, que el veterinario del Centro, José Manuel León, ha señalado a Efe que en esta feria se van a entregar parejas de pavos a varias mujeres para que los puedan criar en las granjas.

"Eso implica un nivel de compromiso para llevar a cabo esa crianza que hay que cumplir", porque la idea es que el pavo andaluz vuelva a ser de uso común en el mercado. Es un pavo muy diferente al de doble pechuga americano, más estilizado, con colores atigrados y que era el que adornaba las mesas andaluzas durante las Navidades.

En la actualidad está, de hecho, en peligro de extinción, con una cifra muy baja, igual que la utrerana, de la que sólo quedan 2.000 ejemplares. Como comparativa, una granja productora de huevos cualquiera cuenta ya con esa cifra de animales considerados comunes.

Bajo mínimos están igualmente la azul, el gallo combatiente o la moñuda. Y esta feria sirve precisamente para no borrarlas de la memoria y hacer que vuelvan a ser un complemento de renta en las explotaciones.

En este sentido, la Universidad de Córdoba (UCO) está muy implicada con este programa y por eso hasta Hinojosa del Duque se han desplazado el doctor en reproducción animal Ander Arando Arbulu y el investigador y veterinario Antonio González Ariza para hablar de las "Características morfológicas que definen a los diferentes troncos raciales en avicultura".

Un estudio que sirve de guía a los criadores de cada zona del país a conocer sus producciones autóctonas, que sirven como base para la elaboración de guías de crianza.

Este año se pueden contemplar unas 460 gallinas autóctonas, pavos, cisnes, patos y gallinas ornamentales, unos 250 animales de razas de buchones y fantasía, otras 280 palomas mensajeras, 170 aves de corte exótico como agapornis y periquitos y 130 ejemplares aportados por la Asociación Ornitológica Hinojoseña, más las rapaces para su exhibición de la Asociación de Cetreros de Gahete, en Belalcázar.

La idea de llevar Avicor al resto de la provincia, ya que hasta ahora se celebraba en la capital cordobesa, nace de la intensa afición que hay a la avicultura en las zonas agrarias, no sólo como elemento económico, sino cultural y de mantenimiento de tradiciones, que acaba siendo trasladado también a la gastronomía.

Por ello, la muestra incluye degustación de carne de capón y pavo, además de un buen desayuno con huevos de gallinas autóctonas, de los que tiene el cascarón azulado.

Las próximas ediciones se trasladarán a otros municipios que cumplan como mínimo el requisito de contar con una fuerte afición a las aves y, por supuesto, un recinto suficiente para acoger esta feria cada vez más conocida fuera de las fronteras andaluzas.

Javier Collantes