EFEMálaga

Unicaja Banco ha realizado una propuesta a los sindicatos en una nueva reunión del proceso de negociación de despido y traslado colectivo en el que aseguran que el criterio preferente para las salidas será la voluntariedad y propone ampliar el radio de movilidad geográfica de 25 a 90 kilómetros.

Fuentes de la entidad financiera han explicado que las medidas de desvinculación “se articularían mediante bajas indemnizadas” y bajo la voluntariedad como “criterio preferente” y se ha propuesto un Plan de Recolocación que “garantice el acompañamiento” de todas las personas afectadas por extinción del contrato y que “mejora las previsiones legales”.

Por otro lado, CCOO Unicaja ha calificado de “inaceptables” las condiciones propuestas por la entidad y afirman que “contradicen la supuesta buena voluntad negociadora” de la empresa y “puede abocar a un periodo de conflictividad que ya se ha vivido en otras entidades con movilizaciones y huelgas”.

Por su parte, fuentes del sindicato CESICA señalan que, con esta propuesta, “se multiplican los riesgos psicosociales” y se demuestra una “falta de consideración” hacia los trabajadores que les resulta “deleznable”.

UGT, SUMA-T Y CSIF han emitido un comunicado conjunto en el que reiteran la necesidad de la información solicitada en anteriores reuniones para ser válida y efectiva la disposición adicional 5 del convenio que permita negociar bajo el principio de buena fe exigible a ambas partes y rechazan la totalidad de las medidas presentadas.

Esta negociación se lleva a cabo tras la fusión de Unicaja Banco y Liberbank, que supuso la creación del quinto banco del país, con un volumen de activos cercanos a los 113.000 millones, más de 4,5 millones de clientes y unas 1.400 oficinas.

Unicaja dará salida a casi 2.700 empleados dado que a los 1.513 despidos que pretende llevar a cabo la entidad y que se negocian actualmente con los sindicatos se le suma unas 1.200 prejubilaciones de trabajadores que estaban en excedencia en Liberbank –unos 730- y aquellos con los que se ha alcanzado un acuerdo –unos 437-.

Las salidas serán 1005 en Red de oficinas y 508 en servicios centrales y podrán pedirlas también el personal en excedencia en empresas participadas y con compromiso de retorno, aunque la entidad excluye a los trabajadores de entre 50 y 56 años y se reserva el derecho a rechazar la solicitud del trabajador.

Fuentes sindicales aseguran que las condiciones de salida según el Estatuto de Trabajadores serán de 20 días por año trabajado en un máximo de 12 meses para el colectivo de 63 o más años y un pago fraccionado del 52 % del salario bruto fijo y pago del convenio especial con la SS hasta los 63 años –descontando la prestación del desempleo- entre los 59 y 63 años.

Para los trabajadores de 57 a 59 años, habrá un pago fraccionado del 50 % del salario fijo y pago del convenio especial con la SS hasta 62 años, mientras que para los menores de 50 años habrá 26 días de salario regulador con un máximo de 18 mensualidades.

Respecto a la movilidad geográfica, la entidad desea ampliar el radio de movilidad sin compensación desde los 25 hasta 90 kilómetros y aplicar compensaciones de 3.000 euros de 91 a 151km; de 6.000 euros de 152 a 300km y de una ayuda a la vivienda de 700 euros al mes durante un año si la distancia es mayor a 300km.

Respecto a la modificación sustancial de condiciones de trabajo, la entidad manifiesta que sigue evaluando los costes bajo la premisa de que el modelo de condiciones final sea el de Unicaja y con coste cero y cita a los sindicatos, para negociar ésta y las anteriores cuestiones, el próximo miércoles 27 de octubre en Málaga.