EFEZuheros (Córdoba)

España cuenta con una amplia tradición quesera y un buen número de ferias, pero si la Fiesta del Queso de Zuheros (Córdoba) destaca por encima del resto es por ser la única que concentra tantas variedades diferentes y empresas procedentes de todo el país, incluidas las zonas insulares.

La feria, que cumple este año su XVI edición, alberga 60 variedades, todas ellas de excelencia, y con queseros de Extremadura, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Aragón, Euskadi, Baleares, Asturias, Galicia y, evidentemente, Andalucía, que lleva quesos de Córdoba, Cádiz, Huelva, Granada y Jaén.

La "espinita" que le queda a Juan de Dios Serrano, gerente de la quesería de Los Balanceares de Zuheros, y organizador del evento desde sus inicios, es que todavía no ha conseguido que lleguen desde Cataluña, Valencia, Navarra o Murcia.

Y hasta que no sea capaz de cubrir todo el "portafolio nacional", moralmente no se ve con fuerzas para abrirse a los productores extranjeros. Por lo pronto, no quiere morir de éxito ya que el pueblo, de 700 habitantes y con un gran atractivo turístico, carece de infraestructuras para asumir más de 15.000 visitas anuales.

"Nos las vemos y nos las deseamos para meter a 2.000 vehículos en una mañana en un olivar y volver a sacarlos sin que haya problemas", lamenta Serrano a Efe, a lo que se añaden los autobuses que llegan hasta arriba de personas, que sueltan la carga y se marchan para quedar a una hora determinada a volver a recogerlos.

"En la Plaza del Castillo caben unas 5.000 personas y me han sugerido que abramos la feria al resto del pueblo, pero ¿dónde metemos luego los coches?".

Alquilar espacios en pueblos cercanos, como Baena, es una opción ya planteada, pero ya ha ocurrido en otras ediciones que cuando las televisiones nacionales dieron a conocer la feria "las tres carreteras de acceso al pueblo se colapsaban literalmente".

Ya no hace falta tanta publicidad ya que entre los visitantes de los pueblos cercanos se encuentran muchos extranjeros, especialmente ingleses, belgas y franceses, que llegan "con una curiosidad tremenda por el producto" y que incluyen Zuheros en su visita a la Subbética.

También están los que se aventuran "haciendo miles de kilómetros en moto para pasar un fin de semana de ensueño", por lo que la feria tiene el cupo "más que cubierto". El problema llega a la hora de dar cabida a los empresarios que quieren acudir a esta localidad cordobesa, que se convierte en el centro neurálgico de la producción quesera artesanal española.

"Este año han venido tres nuevos, y eso implica tener que dejar fuera a otros tres que siempre quieren venir. Tenemos que hacer una rotación, equilibrando entre comunidades y provincias".

Pero el gran secreto de la feria para los empresarios es que "saben que es un evento donde pueden realizar ventas de 5.000 o 6.000 euros en un fin de semana. El público que viene es el ideal, de entre 30 y 60 años, con ganas de pasarlo bien y con idea de consumir y bailar, el ambiente es excelente y se compra mucho".

Serrano sabe también que si un evento de éxito, tan bueno para un municipio de las características de Zuheros, quiere mantenerse en el tiempo, no puede pivotar siempre en una sola persona.

"Este año he dejado parte de la organización en dos personas encargadas una del tráfico y otra de los quesos propiamente dichos" y la idea es crear una asociación de queseros que se encargue del evento el futuro.

Y es que Zuheros es un excelente escaparate para un producto "supercompleto", porque tiene todos las vitaminas y aminoácidos que requiere el cuerpo, aparte de su sabor, de ahí que Serrano lo considere un alimento "gourmet".

Todo en la feria es artesanal, el "mejor arma" que tienen las queserías "para luchar contra el industrial". "Tenemos que ser originales y especiales para competir en igualdad de condiciones", y eso es lo que se ofrece en Zuheros, capital española del queso.