La iglesia barroca de San Luis acoge cuatro actuaciones que forman parte del ciclo "Cien años de Cante", organizado dentro de la XX Bienal de Flamenco.

Con todas las entradas vendidas, el ciclo ofrece un repaso a la historia del flamenco desde la perspectiva tanto de antiguos cantaores como de nuevas promesas, con actuaciones en cuatro domingos consecutivos del 9 al 30 de septiembre.

La iglesia, una joya del barroco sevillano desacralizada, se estrenó como recinto de la Bienal en la pasada edición, y en esta ocasión acogerá a los artistas Inés Bacán, Niño de Gines, Segundo Falcón, Paco del Viso "El Sopi", Tamara Aguilera, Pepe Rueda, Nano de Jerez y Anabel Valencia.

Gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Diputación de Sevilla, el ciclo incluye dos cantaores de enjundia como son Inés Bacán y Niño de Gines, con un recital de corte clásico para demostrar que el flamenco, aunque vivo a través de diferentes generaciones, no pierde esencia, destaca la organización del festival.

El domingo 16 actuarán Segundo Falcón y Paco del Viso "El Sopi" con un recital ortodoxo en honor a la familia de los Janega en el que se recordará a la Escuela Mairenera y a la más dulce y laína de Marchena y Farina, pero también a los sonidos frescos y vanguardísticos "Morientanos".

Tamara Aguilera hará gala de su cante racial, su fuerza y su juventud, con los cantes propios de la gitanería por bandera, mientras que Pepe Rueda, acompañado a la guitarra por Pepe el Francés, presentará otro concepto de cantaor, con el estilo que llevaron a gala maestros como Juan Valderrama, Marchena o Pepe Pinto, explica la organización.

El ciclo culmina el 30 de septiembre Nano de Jerez y Anabel Valencia, ambos gitanos y representantes de una larga dinastía en los cantes, que transportarán al público de la Bienal a un flamenco visceral, de compás, de ritmo y sobre todo auténtico, concluyen los organizadores. EFE