EFECórdoba

Hace más de un siglo, en la localidad cordobesa de Puente Genil se creó una colonia industrial prácticamente inédita en Andalucía, y similar a lo que ocurría en Cataluña y el País Vasco, que supuso un desarrollo industrial de la zona y que hoy está a un paso de ser declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Según explica a Efe la delegada provincial de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, Cristina Casanueva, la colonia industrial Nuestra Señora del Carmen de Puente Genil se remonta a 1904 y estaba compuesta por una fábrica de aceite, una harinera, viviendas para los trabajadores, una iglesia, el colegio y hasta un economato.

La de Puente Genil se puede considerar como "uno de los pocos casos de colonia industrial que existieron en Andalucía", ha resaltado Casanueva, de ahí la importancia de dotarla de una protección especial dado su "valor arquitectónico" pero también por ser un "icono" de la localidad.

Además, los inmuebles que conforman la colonia son "bienes patrimoniales con una función social" que son ya por sí mismos "un referente de identidad cultural" que merece esta "protección para lleguen a las generaciones venideras".

Datado en 1904, fue el empresario de Puente Genil Antonio Baena Delgado quien encargó su construcción al arquitecto local Rodrigo García Luque y en pocos años se convirtió en colonia industrial referente del sur de España.

Actualmente, la fábrica de harinas se ha convertido en el hotel El Carmen, cuyas dependencias también albergan la fábrica de aceite, mientras que la refinería de aceite y jabonería hoy día es la sede de una empresa pública municipal.

El conjunto se completa con la fábrica extractora de orujo y la chimenea de la fábrica de orujo, sin uso, así como la parroquia Nuestra Señora del Carmen que sigue intacta, las viviendas de trabajadores y el antiguo colegio que es la sede actual de la cofradía de Nuestro Padre Jesús Resucitado.

La delegada ha explicado que el expediente para declarar esta colonia industrial como Bien de Interés Cultural "llevaba dando vueltas veinte años" y fue el impulso de "los propios ciudadanos" lo que originó su protección.

Según el expediente, la protección se llevará a cabo sobre la parcelas e inmuebles que conforman la fábrica Nuestra Señora del Carmen, con su emplazamiento en el casco urbano, con el objetivo de proteger este patrimonio industrial.

La delegada ha resaltado la importancia del "valor histórico" de la colonia y que muestra la "floreciente industrialización" de Puente Genil y cómo tomó ejemplo del modelo de "vascos y catalanes" al edificar viviendas para albergar a la población que trabajaba en las fábricas.

Además, la fábrica de harinas tiene un especial valor arquitectónico ya que reproduce el modelo inglés de fábrica de pisos de las harineras y que constituye el modelo productivo en cadena.

Aunque los edificios que conforman la colonia han perdido su finalidad original y han sido reconvertidos para nuevos usos, como el hotelero, la declaración cultural puede suponer un "impulso" para que los inmuebles no ocupados puedan convertirse en museos o centros culturales.

La delegada ha afirmado que espera que en "un año" puede completarse el expediente y la colonia industrial pase al catálogo del patrimonio histórico andaluz, ya que se trata de un "símbolo" que debe "perdurar en el tiempo".

También ha resaltado que sus usos actuales "están estipulados" y la declaración cultural "no los modificará", por lo que no afectará especialmente al hotel o las viviendas, más allá de la constatación de que tienen ante sí un bien de interés cultural que hay que mantener y proteger.

"Se trata de una de las señas de identidad de Puente Genil y un caso casi único en Andalucía, de ahí la importancia de garantizar su protección y su conservación para que llegue a las generaciones venideras", ha concluido Casanueva.