EFEAlmonte (Huelva)

La Virgen del Rocío sale hoy en procesión por las calles de su pueblo Almonte (Huelva), un particular encuentro que la pandemia ha retrasado dos años y que supone la antesala del tan esperado regreso de la imagen a su santuario, en la aldea del Rocío, para la celebración de la romería.

Hacía ya varios días que en Almonte se respiraba un ambiente festivo y cargado de emoción, al saber, tanto vecinos como visitantes, que el fin de una larga espera estaba a punto de llegar a su fin, que se acercaba el momento de poder ver a la Virgen en su procesión de Reina por el pueblo, algo que sucede cada siete años aunque en esta ocasión han sido nueve.

Atrás quedaron largas jornadas de engalanar calles con arcos de papel y flores de seda, noches en la Plaza de la Virgen del Rocío bajo esa 'catedral efímera' que se ha mantenido en pie desde agosto de 2019, bailando y cantando sevillanas que suponían un rezo de jubilo constante a la Patrona de Almonte.

Hoy ha llegado el día, ese que tenía que haberse producido en mayo de 2020 y que la pandemia, como tantas otras cosas, dejó aparcado por dos años; hoy, por fin, los almonteños han podido coger las nuevas andas de la Virgen del Rocío, vestida de Reina, y sacarla de la Parroquia de la Asunción para darle un merecido paseo por su pueblo.

Ese momento se producía poco antes de las 7.30 de la mañana y, desde entonces, una vez alcanzada la Plaza de la Virgen del Rocío, la también conocida como la Blanca Paloma recorre las calles de la localidad entre una marea humana.

En Almonte no cabe un alfiler, las ganas de Rocío se respiran, se sienten y se viven en todos los rincones en los que los vítores y las palmas al paso de la Virgen no dejan de sonar.

Caras emocionadas, lágrimas de emoción por lo que se ha perdido en este tiempo, de esperanza por lo que está por venir; 'vuelos' de niños que son acercados a Ella para que los proteja; rezos interiores y exteriores expresados, en muchas ocasiones en forma de poemas hecho canción.

Y entre todo ello, la hospitalidad de un pueblo que se sabe garante de una devoción mariana que traspasa fronteras y que cada año crece y gana más adeptos; con puertas abiertas al paso de la procesión para recibir a amigos y foráneos que vienen a "su casa", a Almonte, a venerar a su Patrona.

Además, para garantizar la seguridad en el recorrido, el Plan de Emergencias Municipal de Almonte se mantendrá activo hasta las 00.00 horas de hoy, mientras que el Plan de Emergencias territorial de Andalucía en la provincia de Huelva se ha preactivado a las 07.15 horas y se desactivará a las 23.00 horas.

“Estamos preparados para cualquier contingencia pero deseamos que la normalidad sea la nota dominante hoy y que la alegría de Nuestra Señora del Rocío sea la única protagonista”, ha subrayado el viceconsejero de Presidencia, Antonio Sanz, que ha agradecido a todos los efectivos su profesionalidad e implicación, al tiempo que ha tenido palabras de agradecimiento para el voluntariado.

Se desconoce cuánto tiempo estará la Virgen del Rocío paseando por las calles de Almonte, no hay hora exacta para que vuelva a su templo, como tampoco la hubo para la salida; lo que sí se sabe, a buen seguro, que será un paseo largo, de al menos doce horas, que servirá de antesala a todo lo que queda por vivir durante las dos próximas semanas.

Y es que, el próximo domingo llegará otro de los días esperados, el traslado de la imagen a su santuario, en la aldea del Rocío, a pie de la marisma de Doñana; ese que la espera desde mayo de 2020 y que luce ahora más bello y hermoso tras las labores de mantenimiento y rehabilitación que se le han hecho en este período.

Una ermita a la que llegará justo una semana antes de que, este año sí por fin, se celebre la Romería de Pentecostés, que supondrá el reencuentro con sus 125 hermandades filiales y la vuelta a una normalidad ansiada por los rocieros.