La Compañía Nacional de Danza, bajo la dirección de José Carlos Martínez, ha presentado en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada 'Carmen', uno de sus últimos montajes.

Basado en la ópera de Bizet, una de las más bellas visiones francesas hacia la España decimonónica, Rodion Shchedrin adapta para ballet la música de 'Carmen', la cigarrera de Sevilla, puesta ahora en escena con una sugerente y sensual coreografía de Johan Inger, ha informado hoy la organización.

El coreógrafo sueco propone una revisión de 'Carmen' centrada en el tema de la violencia vista por un niño, que será testigo inocente de toda la trama.

Cuando Johan Inger recibió el encargo de la Compañía Nacional de Danza de montar una nueva versión de 'Carmen', siendo él sueco y esta una obra de marcado carácter español, se encontró ante un reto pero también una oportunidad.

Para aproximarse a este mito universal con alguna aportación, Inger decidió centrarse en el tema de la violencia, aproximándose a ella a través de una mirada pura y no contaminada, la de un niño.

Partiendo de este enfoque, Inger crea un personaje que propicia que el público sea testigo de todo lo que ocurre a través de sus ojos inocentes, y que asista su propia transformación.

El coreógrafo ha sido galardonado con el Benois de la Danse 2016 por la coreografía de 'Carmen', cuyo estreno fue en 2015.

"Hay en este personaje un cierto misterio, podría ser un niño cualquiera, podría ser el Don José de niño, podría ser la joven Michaela o el hijo nonato de Carmen y José", señala el coreógrafo. EFE