EFEHuelva

Las drones están ganando cada vez más protagonismo en la sociedad ante innumerables posibilidades que brindan estos vehículos aéreos no tripulados (UAV) son innumerables, máxime si a ellos se suman las tecnologías más punteras, y están contribuyendo a optimizar los procesos industriales.

Un ejemplo de este uso ha tenido lugar en el Parque Energético La Rábida de Cepsa, situado en Palos de la Frontera (Huelva), que se ha convertido en la primera planta en España en el uso de la tecnología LIDAR para la confección de maquetas virtuales mediante el levantamiento de puntos 3D a través de un dron.

Se trata de un proyecto piloto, coordinado por la ingeniera de Cepsa Marga Postigo, que pretende dar respuesta, según ha explicado a EFE, a "la búsqueda de la mejora de la seguridad, tanto de los procesos como de las personas y que todo repercuta en un beneficio de todo lo que es la operación de la planta".

El proyecto ha consistido en la toma de imágenes en la zona Muelle Sur usando la tecnología LIDAR, acrónimo inglés de detección por luz y distancia, aplicándola a un dron, lo que permite medir y mapear zonas de las instalaciones que no son accesibles.

Concretamente, ha señalado Postigo, el dron, con esa tecnología incorporada, "se dedica a mandar impulsos de luz de láser de forma continua cubriendo un recorrido determinado; estos láser van cayendo hasta que topan con el escenario que queremos mapear -un rac de tuberías, un equipo, una determinada zona industrial- y vuelven a la fuente creando una nube de puntos tridimensionales".

Estas actuaciones con drones están sometidas a "una estricta regulación normativa", y se coordinan con el Ministerio del Interior y la Guardia Civil desde el Departamento de Ingeniería del Parque Energético la Rábida.

Una vez obtenida esa "nube de puntos", a través del uso de distintos softwares "se transforma en una imagen en 3D con exactitud de centímetros, una entidad física con la que puedes trabajar desde un ordenador", explica la ingeniera.

"Todo esto va enfocado a optimizar tiempos en estudios", indica Postigor, quien precisa que "a la hora de hacer un diseño de una nueva instalación, por ejemplo, gracias a esta maqueta tridimensional podemos verlo en pantalla y hacer simulaciones; en planta tú lo puedes imaginar, pero con esta tecnología teniendo ya la maqueta la puedes poner, modelar y, a partir de ahí, determinar si es el lugar correspondiente, se optimiza mucho a la hora de los proyectos".

El proyecto se encuentra en fase de pruebas y se están "haciendo mediciones e interpretando; vamos por pasos porque tenemos que ver cómo se están tomando dichas mediciones, cómo traducirlas y, en base a eso, iremos tomando decisiones sobre la necesidad de seguir midiendo o corregir o si merece la pena ampliar rangos, vamos probando", dice Postigo.

Para el futuro sostiene que irán "en línea con el avance tecnológico para poder ir a la vanguardia en la optimización de los procesos y creación de modelos de integración de datos para la ayuda en la toma de decisiones", fundamentalmente en nuevos diseños y modificaciones de las instalaciones industriales. Por Laura Ramírez