EFEMálaga

La película peruana "Los helechos", que ha sido presentada hoy en el 22 Festival de Málaga de Cine en Español dentro de la Sección Oficial a Concurso de Largometrajes, muestra las relaciones personales y los distintos ciclos de vida a través de la improvisación en una producción colaborativa.

"Los helechos" narra un fin de semana en el campo en el que dos parejas en distintos ciclos de su relación conviven en una finca para escapar de la rutina de la ciudad, unos días en los que sus deseos personales disparan las crisis de cada pareja que precipita la toma de una serie de decisiones.

El director de esta cinta, Antolín Prieto, ha asegurado que "aunque había una programación fija para algunas escenas el resto del rodaje fue sin escaleta ya que "los personajes se crearon en pasado, se fueron construyendo los personajes al revés", por lo que se desconocía el resultado final de esta cinta.

Prieto ha señalado que esta cinta, que narra el desarrollo de parejas en distintos ciclos de la vida, nació al revés "con este grupo de actores y con poco tiempo" y gracias a la inspiración de un libro de viñetas para el argumento principal.

"Había algunas líneas ya trazadas para los personajes pero nada concreto", ha reconocido Prieto, que ha explicado que ofreció valores, cuestiones y direcciones para los personajes pero que "la película no tiene un final cerrado" para que el espectador decida por sí mismo.

Ha asegurado que para la grabación "venía con la idea de no ser muy intruso, no interesaba por una cuestión práctica" ya que quería observar y pensar que la cámara "era uno más en la mesa".

Por su parte, una de las actrices protagonistas de esta cinta, Nuria Frigola, ha señalado que el rodaje se hizo "en ocho días y entre amigos, sin presupuesto hasta la fase de posproducción", un trabajo cooperativo de profesionales del teatro que ha acabado en un largometraje.

Frigola ha reconocido que "las conversaciones de mujeres eran pura improvisación", sin marcación alguna para favorecer "la creación de unos personajes muy naturalistas" que tuvieran "problemas de verdad" para recoger en este largometraje.