EFESevilla

Coincidiendo con la pandemia que ha situado a las residencias de ancianos en el ojo del huracán, la editorial EDA ha publicado "Paisajes desde el asilo", del argentino Hugo Abbati, un canto al envejecimiento con dignidad y una reflexión sobre el ostracismo de la ancianidad no carente de sentido del humor.

El director del sello malagueño EDA, Francisco Javier Torres, ha dicho a Efe que la de Abbati es "una novela extraordinaria" y una de las principales apuestas del sello malagueño para este curso porque "plantea un tema casi capital en la vida de todo ser humano, que es cómo se envejece con dignidad, pero también trata sobre la fatuidad de las pasiones, la impostura humana y la comprensión del otro".

El editor ha advertido que se trata de una novela de elevada calidad literaria y que en absoluto se trata de un libro de autoayuda "ni de nada parecido" porque también aborda "la osadía de la ignorancia, la comunicación y el alcance del lenguaje humano".

"Todo este mundo de las residencias de ancianos, tan de actualidad, desgraciadamente, en estos momentos, está narrado con una soltura y una gracia admirables, con la sorprendente capacidad de Hugo Abbati para transmitir las emociones y pensamientos de cada uno de los personajes, con una desbordante imaginación y una absoluta precisión", ha asegurado Torres.

"Paisajes desde el asilo" cuenta la rutinaria existencia en una residencia de ancianos de un escritor de escaso éxito, pero al cual todos los componentes de ese microcosmos admiran.

"La rutina de esta absurda, disparatada residencia de ancianos se ve interrumpida a veces con las reuniones de un club de lectura donde se lee casi siempre la misma obra, 'El círculo de John Locke', del que el anciano escritor se ve obligado a hacer la exégesis cada vez, ya que todos sus compañeros lo consideran el interno más cualificado", según ha resumido el editor.

La insistencia en la lectura de esa obra que, por otra parte, es "desconocida por la mayor parte del planeta literario" llegará a oídos de una remota Fundación de Estados Unidos que se encarga precisamente de velar por la memoria de su desconocido autor.

El argumento cobrará intensidad con el aviso de la visita de una delegación de la Fundación estadounidense, lo que provocará que se cree una comisión de cultura que será la encargada de organizar la recepción de los insignes visitantes norteamericanos.

Al frente de la comisión los ancianos querrán colocar a su admirado compañero de residencia, y dada la trascendencia del acontecimiento, las autoridades locales también decidirán formar parte de ella, con lo que las hilarantes situaciones que provocan estas pequeñas ambiciones formarán parte del argumento la novela.

Torres ha destacado la integración en la narración de la correspondencia epistolar, único modo de contacto con el exterior del protagonista, ya que el anciano recibe cartas de admiradores y de antiguos conocidos que van construyendo el lado humorístico de la narración.

Igualmente cada uno de los ancianos residentes irá contando la historia de su vida, narraciones que se suman a la odisea en que se acaba convirtiendo el viaje de la comisión norteamericana y unas historias que, según Torres, transcurren paralelas a la "novela dentro de la novela", porque del libro preferido de los residentes, "El círculo de John Locke" se reproducen fragmentos a medida que los distintos personajes van leyéndolo, con lo cual realiza Abbati una "pirueta narrativa" que formará parte del desenlace de la obra.

Argentino, Hugo Abbati se estableció en 1982 en España y, como médico psiquiatra fue coordinador del Equipo de Salud Mental de Ronda (Málaga) desde 1987 hasta su fallecimiento en 2019, además de narrador y autor teatral. "Paisajes desde el asilo" es la cuarta de sus novelas que se publica en España.