EFEGranada

Endesa ha informado este martes de la puesta en marcha de un plan de actuación de 1,5 millones de euros en la zona Norte de Granada, donde las redes de distribución sufren "continuo sabotaje" que provocan cortes de suministro y ponen además en riesgo la seguridad de las personas que viven en estos entornos.

Según ha detallado la compañía en un comunicado, cada año Endesa presenta un plan de inversión para sus redes de distribución que en la provincia de Granada ha ascendido en 2019 a 12,4 millones.

A esta cifra se unen inversiones extraordinarias que la compañía tiene que hacer para afrontar diferentes imprevistos, como el paso de temporales, y en el caso de Granada capital, el continuo sabotaje -relacionado con el cultivo ilegal de marihuana- que sufren las redes de distribución en la zona Norte.

Endesa, ante esta continua acción contra las redes de distribución y en diálogo continuo con instituciones y autoridades competentes, ha emprendido a lo largo de este año acciones concretas para intentar mejorar la situación que se registra ese entorno y que afecta a toda la población residente en barrios como Cartuja, la Paz, Rey Badis, Almanjáyar y la zona final de la avenida Joaquina Eguaras.

Según los últimos datos de la empresa, de los 61 centros de transformación de la zona Norte, diez de ellos son los que más sufren sabotajes.

Estos centros de transformación más conflictivos cuentan con 4.600 suministros, y solo 2.200 contratos en vigor, es decir un 47 % tienen contrato, mientras que la potencia contratada en estos 10 centros que tienen una capacidad de 15.410 KVA es sólo del 28 %.

Con estos datos, Endesa a lo largo de este 2019 ha llevado a cabo varias medidas dentro de su compromiso por buscar soluciones al problema de los cortes de suministro en la Zona Norte, ha indicado en el comunicado.

La compañía ha emprendido acciones concretas para descargar los tres centros de transformación (Rodrigo Triana, Tarragona y Pedro de Moya) que más saturación sufren por enganches ilegales y que en el primer semestre de 2019 registraron cerca de 3.000 incidencias, teniendo que invertir en su reparación más de 700.000 euros.

Estos centros de transformación han sido reformados en 2016 algunos por sabotaje, otros en 2017 han sufrido incendios por sobrecarga, y en 2018 se han tenido que renovar sus redes debido a la saturación sufrida por los enganches ilegales.

A pesar de estas reformas y de la ampliación de capacidad realizada este año que hacen que tengan el triple de la capacidad demandada, los problemas persisten, ha advertido Endesa.

Por ello la compañía ha instalado en el mes de noviembre dos nuevos centros de transformación, uno en Pedro de Moya y otro más en Puerto Lumbreras, para sobredimensionar estos centros de transformación afectados por los enganches ilegales.

La zona Norte cuenta en 2019 con cuatro veces más potencia instalada que toda la capital granadina.

Para el próximo año Endesa trabajará en esta línea de inversión y destinará cerca de 1,5 millones de euros en inversiones extraordinarias para mitigar la problemática de los enganches ilegales en la zona.

En la primera fase, se construirán seis nuevos centros de transformación en diferentes ubicaciones de la zona Norte con el fin de aliviar las cargas de otros centros saturados por enganches ilegales.

Estas nuevas construcciones contarán con la última tecnología dotándolas de interruptores automáticos y telemandos que permiten dar una mayor seguridad a las instalaciones y garantizando una mayor calidad de suministro.