EFEGranada

Una veintena de yacimientos arqueológicos de Granada que abarcan desde la prehistoria hasta el medievo han sido objeto de intervención en el marco de un programa para la conservación del patrimonio que ha permitido recuperar el graderío de un teatro romano o restaurar torres y castillos medievales.

Impulsado por la Diputación de Granada, el programa incluye actuaciones en yacimientos paleontológicos y arqueológicos correspondientes a diferentes épocas, desde la prehistoria hasta el comienzo de la edad moderna y, en concreto, en el caso de Granada, hasta la época de la rebelión de las Alpujarras.

Muchas de las actuaciones incluidas en este programa, dirigido a municipios de menos de 20.000 habitantes, ya han concluido y otras se encuentran en ejecución.

El plan, que activó por primera vez la Diputación el pasado año, contó en su primera convocatoria con una inversión de 300.000 euros aportados por la institución provincial, que financia el 80 por ciento del coste de cada intervención, cantidad a la que hay que sumar el 20 por ciento que corre a cargo de los municipios.

Según el diputado de Obras Públicas y Vivienda, José María Villegas, todas las actuaciones están orientadas a proteger y conservar el patrimonio de zonas rurales para frenar la despoblación.

Las intervenciones incluyen excavaciones, restauración y mejora de información, accesibilidad o condiciones de la visita, y entre ellas se incluyen bienes de carácter paleontológico y arqueológico que abarcan desde la prehistoria hasta el medievo (siglo XVI).

De la época prehistórica se encuentran el yacimiento paleontológico de Fonelas, tres intervenciones referidas al arte rupestre, en concreto a las pinturas de Sierra de Arana en Diezma; las pinturas del Monte Jabalcón, en Zújar, y en el petroglifo de Dílar.

De época prehistórica también está el yacimiento de Villavieja, en Algarinejo, de gran interés nacional e internacional al tratarse de un recinto amurallado de la Edad del Cobre, con más de 5.000 años de antigüedad.

A ellas se suman yacimientos correspondientes a la Edad Antigua, de las épocas ibérica y romana, como el íbero de Tútugi, en Galera, donde se ha realizado la excavación y el estudio del santuario del Cerro del Castillo, entre otros.

También se ha actuado en los yacimientos de Salar, donde se han restaurado elementos de la villa romana y en el teatro romano de Guadix, cuyo graderío se ha recuperado.