EFEGranada

El Patronato de la Alhambra y el Generalife ha restaurado los muros de la Torre del Adarguero de su Alcazaba, una intervención dirigida a corregir las oquedades y una grieta en sus paramentos descubiertas durante unos trabajos de mantenimiento.

La directora del monumento, Rocío Díaz, acompañada del arquitecto conservador de la Alhambra, Antonio Peral, ha visitado este viernes el resultado de los trabajos en este espacio conocido también como Torre Hueca.

La intervención se ha ejecutado durante un mes y ha servido para restaurar los muros deteriorados mediante el retacado con el mismo material preexistente y mortero de cal.

Además, los especialista de la Alhambra, históricamente el monumento más visitado del país, han realizado un rejuntado de la llagas de los ladrillos en las zonas donde ha sido necesario.

Estos trabajos se han llevado a cabo en fases para compatibilizarlos con la visita pública y se han enmarcado dentro de las actuaciones de conservación y restauración que realizan a diario los talleres del propio monumento granadino, según ha apuntado Díaz en un comunicado.

En esa misma línea de actuaciones de conservación preventiva, la Alhambra actúa estos días en el Paseo de las Adelfas, en la zona del Generalife, con el objetivo de reparar muros y barandas.

La Torre del Adarguero se encuentra ubicada en el interior de la Alcazaba y forma su flanco oriental junto a Torre Quebrada y Torre del Homenaje.

Se trata de un sistema defensivo compuesto por una línea interior de muralla con orientación norte-sur, defendida con tres torres que sobresalen de este paño de muralla, un camino de guardia y otra muralla más baja rodeándolo a modo de barbacana.

Actualmente, la torre es hueca debido a las intensas modificaciones que ha sufrido a lo largo del tiempo, muy especialmente cuando se convirtió en el siglo XVI en la entrada a la Alcazaba, lo que supuso el vaciado de su interior. EFE

1011241

mro/jrr