EFEGranada

La Universidad de Granada ha abierto dos expedientes informativos y uno ya sancionador tras detectar una posible red de artículos científicos y tesis doctorales plagiadas, una mala praxis que se sigue investigando y que podría afectar a un catedrático de Odontología.

La rectora de Granada, Pilar Aranda, ha explicado que la Universidad adoptó medidas para combatir una posible mala praxis desde que tuvo conocimiento de irregularidades en artículos científicos y ha asegurado que la institución ha respondido de manera tajante en defensa del buen hacer académico.

Aranda ha hecho estas consideraciones a preguntas de los periodistas y después de que el periódico ABC haya adelantado este martes la existencia de una posible trama de tesis plagiadas liderada por dos catedráticos de Odontología, uno de Granada y otro de la Universidad de Murcia.

La rectora ha detallado que la Universidad se enteró hace algo más de un año de la retractación de varios artículos científicos publicados en revistas por alguno de sus investigadores.

En ese momento, Aranda resolvió iniciar un procedimiento de información reservada por parte de un instructor nombrado al efecto, que ha investigado exhaustivamente este caso durante casi un año.

Después de esa "rigurosa investigación", y según las mismas fuentes, el instructor ha emitido un informe que ha dado lugar al inicio de un expediente disciplinario.

Para este segundo expediente se ha nombrado a un nuevo instructor que, en el curso de su trabajo, ha descubierto la existencia de irregularidades con unas tesis.

Aranda ha apuntado que estas nuevas irregularidades, ya detectadas en tesis y no en artículos científicos, han dado lugar a la apertura de un nuevo expediente informativo que se sigue desarrollando.

Según la información adelantada por ABC, los dos catedráticos crear una estructura que incluía presentar tesis plagiadas, con ensayos clínicos similares y con tribunales confeccionados según sus intereses que garantizaban el aprobado a los doctorandos.