EFEGranada

Colectivos de madres y padres de alumnos reclaman a las administraciones central y autonómica que den directrices "claras y concisas" a los centros educativos para que de manera más coordinada se garantice el derecho a la educación de todo el alumnado.

En concreto, piden un impulso de la administración educativa y no dejar en manos de la autonomía pedagógica de cada centro el futuro de los menores, resalta el colectivo, que plantea esta petición a raíz de una encuesta de la federación provincial de asociaciones de madres y padres del alumnado de Granada (Fampa Alhambra) que advierte de las dificultades de seguir el curso a distancia.

Entre las peticiones figura establecer una mayor coordinación entre el profesorado para evitar la acumulación de tareas y establecer horarios preferentes.

El 33,6 % de las familias consideran que son excesivas, aunque la mayoría (71,3 %) valora las actividades que se están mandando, según la encuesta.

La queja más habitual está relacionada con los medios informáticos, ya que muchas familias entienden que sería más adecuado no enviar trabajo para los menores que necesiten ser imprimidos, porque carecen de impresora.

Además, creen que sería una buena medida dotar de un wifi solidario y de otros medios electrónicos a los hogares que no los tengan.

Lo más acertado, sugieren, sería que las tareas se mandaran por correo electrónico, al que casi todo el mundo tiene acceso.

Según la citada encuesta, una de cada cuatro familias de Granada sufre dificultades para seguir el curso a distancia, principalmente por la falta de dispositivos suficientes, pero también por la brecha digital.

Se trata de una encuesta digital realizada entre casi 6.000 familias de la escuela pública con el objetivo de conocer los problemas que afrontan para realizar las tareas escolares durante el confinamiento, según ha informado la Fampa en un comunicado.

En cerca del 25 % de los casos, los medios son insuficientes, ya sea porque sólo disponen de móvil o porque no hay buena conectividad y, en la mayoría de los casos, porque el número de dispositivos en el hogar es insuficiente.

El 30% de los progenitores de la muestra está teletrabajando y el 80 % de las familias encuestadas tiene dos hijos o más en edad escolar, lo que implica que en aquellos hogares con un único ordenador haya que establecer "turnos de trabajo".

Aunque las familias entienden la necesidad de adaptación a estas circunstancias, consideran que las carencias detectadas hacen necesario reclamar "un impulso decidido" por parte de la administración educativa para acabar con las diferencias y garantizar una educación para todo el alumnado.