EFEGranada

El alcalde de Granada, Luis Salvador (Cs), ha pedido huir de los plazos, las prisas y los ultimátums como el de 72 horas que este miércoles le dio el PSOE para plantear una moción de censura y ha confiado en alcanzar soluciones en semanas sin descartar un escenarios en el que deje el bastón de mando.

Salvador ha hecho estas consideraciones a preguntas de los periodistas y después de que el portavoz del grupo municipal del PSOE, Francisco Cuenca, le diera un plazo de 72 horas para dimitir como alternativa a presentar una moción de censura.

El alcalde de Granada, que gobierna con el único apoyo de un concejal de su partido, ha vuelto a restar importancia a esa moción que a su juicio solo puede fructificar con el apoyo de tránsfugas, y ha pedido actuar sin prisas, sin amenazas y con templanza.

Ha destacado que este fin de semana hablará con la líder nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, para que ella establezca las negociaciones que considere con el PP, y ha recordado que desde el principio ha mantenido que esta situación no se puede perpetuar.

"Desde el principio descarté que esto durara dos años", ha apuntado sobre la opción de mantener un gobierno de dos, pese a lo que ha subrayado que la ciudad funciona, que las comisiones se han celebrado y que habrá pleno.

Salvador ha dicho que será después de la conversación telefónica con Arrimadas cuando su partido se plantee "pasar a otra fase", aunque siempre sin urgencia, sino desde una tranquilidad que ha pedido al resto de partidos con representación municipal.

"Están todas las posibilidades abiertas, puedo verme como alcalde o no verme como alcalde, ese es el realismo", ha resumido Salvador, que ha pedido que los acuerdos que se alcancen para dar estabilidad a la ciudad eviten otros dos años con plenos plagados de descalificaciones y enfrentamientos.

Sobre el avance de las conversaciones para alcanzar esa estabilidad que le deje o no como alcalde, ha confiado en dar noticias "en una o en dos semanas" y ha vuelto a desear la vuelta del PP para cumplir con el acuerdo a cuatro años que alcanzó con Cs.

Ha asegurado que como alcalde o en otro escenario, mantendrá su vocación de servicio y ha pedido al resto de partidos la misma sensatez que asegura está aportando desde que comenzó esta crisis.

Salvador ha descartado valorar la propuesta de moción de censura del PSOE pero ha recordado que los socialistas buscan hacerse con la alcaldía "por la puerta de atrás", lo que dejaría sobre Granada una "sombra de sospecha.