EFEGranada

Hammam Al Ándalus cumple este agosto 22 años como grupo pionero en la recuperación de baños árabes dedicados a mimar la salud, una empresa que crece desde Granada y que se ha convertido en la primera del país en el sector turístico con su propia criptomoneda, un baño de tecnología a siglos de tradición.

Se llama Helysia, un nombre de inspiración griega, y es la primera moneda digital creada por una empresa de turismo en España; aunque también es la apuesta de una firma por combinar la esencia de lo clásico y las posibilidades de la tecnología, una fórmula para sembrar futuro.

El grupo empresarial Hammam Al Ándalus, que nació hace más de dos décadas con una apuesta por la salud y bienestar a través del agua, ya fue entonces una firma pionera en la recuperación de la esencia de los baños árabes y vuelve a innovar en este marco pandémico con su apuesta por la criptomoneda.

El director general de Hammam Al Ándalus, Raúl Lozano, ha explicado a Efe que el nacimiento de Helysia tiene como marco la crisis provocada por el coronavirus, su ampliación de centros con un quinto en Palma de Mallorca y la necesidad de mimar aún más a su medio millón de clientes.

De esta combinación de ingredientes surgió la necesidad de hacer aún más partícipes a los usuarios de sus servicios, lo que han logrado facilitando que inviertan en esta criptomoneda para obtener masajes o descuentos en los servicios, para poder regalar rituales de salud, pero también para tomar decisiones.

Helysia Token recibió el visto bueno de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, una garantía de viabilidad para esta nueva moneda que en pocas horas vendió sus primeras 100.000 unidades, valoradas al cambio en 1,10 euros.

Hammam Al Ándalus sostiene su propuesta en la tecnología "Blockchain", que le permite crear una comunidad centrada en la salud combinada con nuevas tecnologías.

"De la apuesta por parar en una vida estresada y del covid nace esta propuesta. La pandemia ha puesto en jaque la economía, las relaciones humanas, se pide ahora otra forma de vivir y relacionarse, y solo la apuesta por la tecnología servirá para aguantar el chaparrón", ha añadido Lozano.

La empresa utiliza esa tecnología "Blockchain" como sustento de una comunidad que puede canjear sus Helysias por servicios o privilegios del Hammam, intercambiarlos por otras monedas nacionales y criptomonedas o recuperar el trueque.

"Todo parece dinero pero no, nuestro activo es también nuestra capacidad de entender el mundo de otra manera", ha explicado el responsable de esta iniciativa que cree que puede parecer utópica, pero que suma a la salud personal una vertiente social y otra ambiental.

Esta nueva moneda ofrece descuentos, entradas gratuitas a los baños como regalo de cumpleaños o la posibilidad de ser anfitriones o disfrutar de productos exclusivos, pero también de participar en la toma de decisiones de la comunidad.

Para comprar Helysia Token y formar parte de esta comunidad es necesario disponer de un monedero electrónico en el que almacenar las criptomonedas, que se adquieren directamente en la web de la empresa.

"Creamos así una comunidad que tiene un triple compromiso y que cuida su salud, sus relaciones y la naturaleza, que sirve para crear empleo y crecer", ha añadido Lozano, que ha puesto como ejemplo la compensación de la huella de carbono con plantaciones.

"Es un viaje que no sabemos a dónde nos va a llevar, pero que arranca con propósitos sólidos", resume el director de una empresa con raíces en el pasado y ramas en el futuro dispuesta a dar a la tradición un baño tecnológico.

María Ruiz